8 noviembre 2017 Industria

Paradise Papers

Si habéis visto las noticias esta semana y si las desventuras de Puigdemont os han dejado un minuto de respiro, seguramente hayáis oído hablar de los llamados “Papeles del Paraíso”, una serie de documentos que involucran a personalidades y sociedades con posibles situaciones financieras irregulares.

Entre los nombres de artistas, políticos y ejecutivos ha vuelto a salir a la palestra el de Apple, involucrando a la compañía de la manzana en otro ejercicio de ingeniería financiera cuya legalidad aún estaría por determinar y que se suma a los que ya hemos conocido en los últimos tiempos.

En esta ocasión y como consecuencia de la aparición en estos “Papeles del Paraíso”, donde se acusa a Apple de trasladar algunas de sus operaciones financieras de su sede de Irlanda al paraíso fiscal de Jersey para evadir impuestos, la Unión Europea ha decidido tomar rápidamente cartas en el asunto y no ha perdido el tiempo en pedir explicaciones a la compañía acerca del asunto.

Margrethe Vestager, Comisaria Europea de la competencia aseguraba haberse puesto en contacto con responsables de Apple para estudiar la situación de la compañía y si esta se ajusta a las leyes europeas en materia fiscal tras su aparición entre los involucrados en los Papeles del Paraíso.

Paradise Papers_2

En el caso concreto de Apple, ésta se habría beneficiado de la actuación de la empresa especializada Appleby, con sede de Bermudas y que se ha convertido en eje de todas las investigaciones de este escándalo y que habría ayudado a Apple a evadir miles de millones en impuestos gracias al traslado de determinadas operaciones al paraíso fiscal de la isla de Jersey.

Esta no es la primera vez que la compañía hace frente a este tipo de situaciones, pese a su insistencia no sólo de que no ha realizado ninguna operación ilegal fuera de su sede europea en Irlanda, si no que se considera a sí misma como la compañía que más impuestos paga en todo el mundo.

Sin embargo, el año pasado, la propia Comisión Europea ya consideró que Apple no había pagado en Irlanda los impuestos que realmente le correspondían por su actividad en la Unión, en una investigación que forzó a Apple a ponerse al día en cuestión de tasas y que aún sigue en curso a día de hoy.

De hecho, Apple está también en litigio con el propio gobierno de los EE.UU, que le reclama parte de sus reservas de 252.000 millones de dólares, pero que la compañía se niega a pagar a no ser que el Gobierno rebaje la tasa del actual 35% a un 12%.

Vía| The Washington Post

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *