25 marzo 2016 Hardware, Opinión

Comparación MagSafe

Los accesorios fabricados por Apple suelen ser siempre más caros que los de terceras marcas que ofrecen compatibilidad con los productos de la manzana, así que resulta lógico que haya quien opte por decidirse por comprar uno de estos últimos a la hora de sustituir uno original.

En el caso de los cargadores tanto de MacBook como de dispositivos iOS, siempre os recomendamos que elijáis los fabricados por Apple y no precisamente por fanboyismo o porque desde Cupertino nos patrocinen, si no porque resulta mucho más beneficioso para el usuario final.

La mayoría de los fabricantes ajenos a Apple, presentan unos productos de menor calidad que los de la manzana, ocultando bajo un aspecto estético bastante similar a los originales, unos componentes internos mucho menos efectivos y, lo que es más importante, también menos seguros.

Por ejemplo, dejando aparte acciones sujetas a violaciones de derechos propiedad de Apple, como incluir el logo de la manzana en el cargador o tratar de colarnos una falsa sensación de producto genuino con frases como “Designed by Abble” o “Designed by California”, que igual si no les prestas atención pues lo pasas por alto, abaratan costes a costa de nuestra seguridad como usuario.

Porque nada es gratis, no perdamos eso de vista nunca. Esos fabricantes obtienen también beneficios, así que de algún lado los tienen que sacar y rebajar la calidad del Hardware es el primer paso por el que se suele empezar.

Si alguna vez habéis sostenido un cargador de portátil no original en vuestras manos, la primera sensación es la de que pesa mucho menos que el MagSafe de Apple y, aunque con el auge de los blogs y webs destinadas a examinar el Hardware los fabricantes han aprendido a lastrarlos, eso no significa que la calidad haya mejorado, ni mucho menos.

Como podéis ver en la fotografía que encabeza esta noticia, los circuitos internos no son comparables ni por asomo, destacando una fuente de potencia demasiado sencilla y sin apenas hueco para disipar el calor, además de estar peligrosamente cerca de la salida de bajo voltaje, aumentando el riesgo de cortocircuito e incluso de electrocutar al usuario.

Y no es una utopía, basta con recordar el caso de aquella mujer muerta por una descarga eléctrica mientras cargaba su iPhone con un cargador no original.

Así que recordad que cada vez que alguien os venda la idea de que “Apple es solo diseño”, recordad que eso no es una crítica, si no más bien un halago.

Más Información | Ken Shirriff’s blog

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *