18 diciembre 2006 Industria

Resumiendo mucho, esta es la cara que se me ha quedado con el portátil de apple.

mi cara con el macbook

Las primeras impresiones son las que cuentan y éstas, ante un portátil así, son inmejorables. Desde la caja, hasta los manuales tienen todos los detalles la mar de cuidados, y es que la belleza está en la simpleza.

La pantalla es perfecta, aunque es, de momento mi única pega, ya que no estoy acostumbrado a pantallas de portátiles, y si estoy un par de horas, tengo que forzar la vista. Pero esto no es mucho problema, ya que tenía pensado hacerme con una TFT para casa, que será donde le de mayor carga al portátil. Por lo demás, nítida, no refleja casi nada y bastante mejor que muchas pantallas que he visto en otros portátiles.

Al principio, cuesta hacerse con el sistema operativo, debido a que no se parece en casi nada a Windows. Pero una vez te haces con él, es realmente fácil realizar cualquier tarea. Los atajos de teclado son esenciales y prácticamente se puede usar el ordenador sin usar el ratón. Aunque con el trackpad, no creo que uso mucho el ratón, ya que es enorme y muy suave. El sistema que usa es sorprendente, ya que para hacer click derecho basta con golpear con dos dedos, mientras que para el click izquierda se hace con uno.

El teclado es muy suave y gracias a esa suavidad y a la disposición de las teclas hace que incrementes la rapidez de tecleo. Aunque le metería un par de teclas más y le agrandaría la tecla de enter, pero bueno, pequeñas minucias.

Le he metido todo tipo de programas y he visto que tal respondía ante una carga de ellos. He podido trabajar con fluidez con el Firefox, Photoshop CS3, adium, netnewswire, iMovie, quicksilver y algunos más sin problemas. Así que de momento 1 Giga de RAM sobra para el uso cotidiano. Supongo que para el Final Cut Studio (edición de video) necesitará todos los gigas posibles, pero de momento funciona increíblemente rápido.

Y en cuanto al problema del calentamiento, nada fuera de lo normal. Ahora mismo llevo una hora con él encima de las piernas (sin el cable de corriente) y casi ni lo noto. No más que con cualquier portátil. Con el cable enchufado se calienta un poco más, pero nunca llega a quemar. Pero solo se calienta la esquina superior izquierda, donde está el disco duro (supongo).

Poco más he podido probar aunque las sensaciones son inmejorables. Se puede resumir estas primeras horas en 4 palabras: Esto es la poya.

Seguiremos informando…

Comentarios

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *