18 enero 2011 Opinión

bolsa.png

A estas alturas, nadie puede negar que, para bien o para mal, Steve Jobs es Apple y Apple es Steve Jobs. Por mucho que otras personalidades de la compañía, tales como Tim Cook, Phil Schiller o Jonathan Ive destaquen. La importancia del CEO trasciende hasta cuotas cercanas a las de un gurú. Y eso tiene su lado bueno y su lado no tan bueno.

Ayer, Apple estaba cotizando en la bolsas europeas a 262.75€ por acción cuando salió a la luz pública la nota a los empleados en la que Jobs anunciaba su retirada temporal por causas médicas y, en poco más de un cuarto de hora, las acciones entraban en caída libre hasta llegar a perder un 9,7%, aunque recuperando al cierre de mercado y quedando en una pérdida final del 6,1%. Apple llegó a perder casi 31 mil millones de dólares de su capital bursátil y, aunque el mercado americano de hoy abrió con una tímida reacción parecida a la de la bolsa europea, es una verdadera incógnita cómo llegará Apple a la presentación de los resultados de su último trimestre fiscal (el primero de 2011) y en el que tenían puestas muchas esperanzas.

De todas maneras, y a pesar de que parece una reacción endémica a cada movimiento de ficha o situación relevante en la compañía, estoy convencido de que los inversores recuperarán, como han acabado haciendo casi siempre, la confianza en la compañía de la manzana y vuelvan a la cuota accionarial perdida. Saldremos de duda esta madrugada, cuando se presenten esos resultados fiscales.

Para terminar, desde Tengo un Mac deseamos una pronta recuperación a un hombre que ha demostrado ser el valor más poderoso de su empresa y eso, para una compañía que fabrica los mejores ordenadores y dispositivos móviles de todo el mundo, es decir mucho.

Namaste, Steve.

Vía | Fortune CNN

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Los rumores sobre la enfermedad de Steve Jobs vuelven a afectar a la cotización de Apple 17 febrero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *