19 septiembre 2016 Industria

Fire

Salvo que hayas estado el último mes en una isla desierta seguro que conoces el grave problema al que se enfrenta Samsung tras el lanzamiento de su último flagship, el Galaxy Note 7. El fallo en la batería de algunas unidades de este smartphone ha acabado con daños materiales importantes, teléfonos ardiendo e incluso la prohibición en la mayoría de las aerolíneas de utilizar un Galaxy Note 7 en pleno vuelo.

Pero, ¿cómo ha llegado Samsung a esta difícil situación?. Según Bloomberg, todo estaría motivado por las ansias en la directiva de la compañía coreana por lograr superar de una vez por todas al iPhone, al hacerse eco de los rumores que sugerían que el iPhone 7 iba a ser una actualización poco destacable.

Así, para tratar de ganar cierta ventaja, decidieron adelantar el lanzamiento del Galaxy Note 7 al mes de agosto, aunque esto supusiera incrementar la presión sobre los proveedores. Uno de ellos es Samsung SDI, compañía de la que Samsung Electronics posee un 20 por ciento y que es la encargada de fabricar la batería del Galaxy Note 7, aunque también fabrica baterías para otros clientes, incluso para Apple.

Cuando algunas de estas baterías empezaron a arder todas las culpas recayeron en Samsung SDI. Sin embargo, el fabricante de la baterías se defendió, llegando a sugerir que el motivo de los incendios podría ser un fallo de diseño del Note 7. Esta afirmación parece haber tenido eco en la Comisión de Seguridad para Productos de Consumo de los Estados Unidos ya que, según Bloomberg, un alto representante habría llegado a asegurar que la batería del Galaxy Note 7 es demasiado grande para el espacio del que dispone en el dispositivo -Recordemos que Samsung incrementó la capacidad de la batería, pasando de los 3000 mAh del Galaxy Note 5 a los 3500 mAh del Galaxy Note 7-.

Esta idea parece cuadrar, en parte, con los informes preliminares de la propia Samsung que sugieren que un fallo en la producción de las baterías del Note 7 habría provocado una excesiva presión en algunos componentes internos de modo que el polo positivo y el negativo llegarían a tocarse, provocando así sobrecalentamiento y, en algunos casos que llegasen a arder.

Resulta irónico, de ser cierto todo esto, que las prisas por lograr vencer al iPhone 7 puedan acabar justamente en todo lo contrario. El problema de las baterías del Galaxy Note 7 puede estar provocando que un buen número de sus potenciales compradores acaben decantándose por el iPhone 7 Plus, incrementando por encima de lo esperado las cifras de ventas de este nuevo iPhone.

Vía| Bloomberg

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *