17 julio 2012 Hardware, Industria, iOS

Según informa The Wall Street Journal, todo parece apuntar a que el iPhone de la próxima generación utilizará una tecnología que posibilitará que su pantalla táctil sea más fina y todavía de mejor calidad que la que encontramos en el iPhone 4S actual.

Citando fuentes relacionadas de primera mano con el asunto, se confirma que el próximo teléfono móvil de Apple empleará la tecnología In-Cell para disminuir el grosor de la pantalla sin perder ni un ápice de sus características por el camino.

Como ya comentamos aquí, la tecnología In-Cell integra los sensores táctiles dentro del propio LCD en lugar de superponerlos, consiguiendo así reducir el grosor final de la pantalla y mejorar la calidad de las imágenes que se muestran.

Los paneles, que conseguirán que el dispositivo final se asemeje al diseño que podemos ver a la derecha del gráfico que hay sobre estas líneas, estarían ya siendo fabricados por varias empresas, como Sharp, Japan Display y LG.

Esta nueva tecnología, además de mejorar la calidad final del dispositivo, reportaría más beneficios económicos a Apple, ya que abarataría sensiblemente los costes del producción, al no tener que adquirir por separado paneles LCD y de sensores táctiles a través de diferentes proveedores.

Vía | The Wall Street Journal

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Apple podría dejar de fabricar el iPhone 5 en favor del iPhone 5S y el iPhone de bajo coste 25 julio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *