25 abril 2013 iOS, Software

Respirapp es una aplicación desarrollada por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) que está especialmente dirigida a todas aquellas personas que quieren dejar de fumar pero se ven incapaces y sin fuerza de voluntad para afrontar todo este proceso sin alguien que las ayude.

¿En qué consiste Respirapp?

Como dicen en su web, Respirapp consiste básicamente una guía de orientación y apoyo dividida en cuatro fases fundamentales. Estas fases están repletas de consejos e indicaciones que te ayudarán a cumplir tu objetivo: dejar de fumar.

¿Quién puede usar la aplicación?

La aplicación puede ser usada por cualquier persona con acceso a algún dispositivo con sistemas operativos iOS o Android. Una vez instalas la aplicación, deberás registrarte para comenzar todo el proceso en base a un programa especializado, que variará en función de tus progresos. Gracias a ésto, cualquier persona puede sincerarse con la aplicación sabiendo que cada uno de sus logros serán tenido en cuenta.

¿Qué otras características ofrece?

Cada usuario dispone de un perfil que indica la fase en la que se encuentra, el dinero que llevar ahorrado en tabaco y los motivos, indicados por éste anteriormente, que lo impulsan a dejar de fumar. Cabe destacar que la aplicación también dispone de un contador de consumo que deberás pulsar cada vez que fumes un cigarrillo.

Otra característica digna de mencionar es que si en cualquier momento necesitas una atención más personalizada, dispones de acceso directo al consultorio de la Agencia Española Contra el Cáncer, donde un profesional dará respuesta a las dudas que le plantees.

No olvides que fumar es perjudicial para tu salud. Nuestro consejo es que dejes de atentar contra tu vida y decidas abandonar el tabaco. ¡Tú puedes!

Página oficial | AECC
Descarga | Aplicación para iOS
Descarga | Aplicación para Android

Comentarios

2 comentarios
  • JIMY

    El señor todo lo puede. Yo deje de fumar después de hacerlo por 27 años. Desde los 18 años que fume el primer cigarrillo hasta el 21 de diciembre del 2012 (el día en que se iba a acabar el mundo … según los Mayas), que apague el ultimo. Gracias a DIOS lo deje y me siento mejor. Respiro mejor, puedo caminar sin sentirme ahogado. No siento aliento a cigarrillo. No tengo los dedos amarillos, y mucho menos los dientes. Mis pulmones se sienten mejor. Solo hay que pedirle a el con mucha FE, y el le quitara ese vicio … tan maldito.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *