24 marzo 2015 Industria, iOS

Apple-Watch-pantalla

Si miramos en perspectiva la evolución visual de iOS nos daremos cuenta que la simplificación de la interfaz de iOS fue probablemente motivada más por una cuestión de estrategia, que de estética, algo que tiene mucho sentido, si nos fijamos en el Apple Watch.

Es una teoría con bastante peso del responsable de Iconfactory Craig Hockenberry, respaldada por el analista de Apple John Gruber.

La explicación se basa en que esta supuesta estrategia superaría en perspectiva a la creencia inicial de que en una interfaz sin adornos ni florituras innecesarias, es más fácil centrarse en el contenido. Por aquel entonces, se adelgazó una interfaz que inicialmente se fraguó en pantallas que podían soportar el denominado skeuformismo sin ningún problema. Pero años después, este panorama cambia cuando vemos la pantalla del Apple Watch.

Y es que gracias a la simplificación de la interfaz y al abandono del skeuformismo, es posible trasladar parte de los datos a una pantalla tan pequeña como la del Apple Watch, interfaz la cual muestra solamente lo necesario y sin adornos. Dicho de otra forma, el Apple Watch podría haber sido más grande si iOS no se hubiese adelgazado en su momento, así que es posible que el reloj de Apple en los talleres de diseño de la compañía, mientras se gestaba iOS 7, ya tuviera una aproximación física a lo que conocemos hoy, y que la interfaz se diseñase en base a lo que llegaría años después.

Así que sí. Es posible que se diseñase un software en base a un hardware que distaría mucho en cuanto a tamaños de pantalla. Es una simple cuestión de estrategia a largo plazo, por encima de gustos y preferencias visuales.

Vía | 9to5Mac | Daring Fireball | Furbo

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *