3 marzo 2011 Hardware

smartcover.jpg

Cuando uno se compra un iPad (otro tanto sucede también con un iPhone, por ejemplo), una de las primeras preocupaciones con las que nos enfrentamos es cómo protegerlo del uso diario. Nada más sacarlo de la caja, el iPad luce perfecto, pero hay que reconocer que el aparato es tan bonito como poco resistente a huellas o rayonazos y no es de extrañar ver los primeros síntomas de ese tipo de desgaste o de accidente a los pocos minutos de empezar a utilizarlo.

En las primeras generaciones de los nuevos dispositivos táctiles (léase iPhone, iPod touch…), Apple olvidó incluir fundas protectoras a medida, lo que dio lugar al florecimiento de todo un mercado de este tipo de accesorios de diferentes marcas que se convertían en el compañero perfecto de nuestros gadgets y que evitaban que perdiesen el aspecto de nuevo al poco tiempo de estar usándolo.

Apple aprendió la lección y ya en el anterior modelo del iPad, una funda de fabricación propia acompañó al tablet desde el mismo día de su lanzamiento. Pero, aunque era efectiva, algo fallaba a la hora de transformar aquella funda en algo más a ojos del cliente. Algo que hiciera que mereciera la pena gastarse dinero extra en el protector.

Un golpe de marketing que convirtiese una funda en un producto revolucionario a la altura del dispositivo al que acompañaba. Apple es un experto en este tipo de maniobra y el resultado se ve en cómo han cambiado las cosas en el lanzamiento de la funda que acompañó al iPad 2 y han dado en el clavo, porque la nueva Smart Cover no ha pasado desapercibido para casi nadie, al contrario de lo que sucedió con el modelo anterior.

La Smart Cover está diseñada para facilitar el uso del nuevo iPad en diferentes situaciones, no sólo sirve para proteger la pantalla. En Apple están tan orgullosos de su dispositivo, que han intentado protegerlo sin esconderlo, así que el cuerpo de aluminio queda completamente al descubierto y es la pantalla la que se protege. Para ello, Smart Cover se acopla al iPad 2 mediante imanes, con lo que resulta extremadamente fácil ponerlo y quitarlo, además de que no pondremos en riesgo al dispositivo, evitando cualquier tipo de anclaje más agresivo.

smartcover2.png

Con la funda puesta (y aquí el concepto Smart/inteligente le viene al pelo), esta dispone de varios puntos articulados para que, según elijamos doblarla, nos permita sostener el dispositivo si queremos usarlo para ver vídeos o como marco digital, por ejemplo.

Incluso es capaz de interactuar con el iPad ya que, si la cerramos, el gadget entrará automáticamente en reposo, volviendo a la actividad si la descorremos de nuevo, sin necesidad de apretar ningún botón.

smartcover3.png

El interior está compuesto de una microfibra que evita rayar y manchar la pantalla (tan poco propensa a lo primero como sí a lo segundo), mientras que el exterior aparecerá en poliuretano o en cuero, en diversos colores y a un precio de $39 y $69 respectivamente.

smartcover4.png

Más información | iPad Smart Cover

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Ponen a prueba la protección de las SmartCover 25 mayo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *