17 marzo 2015 Industria

steve-jobs

Hasta mediados del 2011 Steve Jobs estuvo al pié del cañón de Apple; sin embargo, en 2004 ya estaba pensando en su sucesión, tal y como desvela el libro Becoming Steve Jobs que sale a la venta en breve.

En 2004 fue cuando se le comunicó a Jobs que tenía un tumor en el páncreas, lo que motivó pensar en una sucesión casi inminente.

Posteriormente los médicos pudieron matizar que ese tumor tenía un crecimiento más lento de lo habitual, aunque en primera instancia no le dieron más de 6 meses de vida.

Más adelante llegarían el iPhone y el iPad, dos productos que son una buena muestra de que Jobs estuvo al frente de la compañía hasta el último momento, por lo que los más cercanos a él siempre creyeron que una cosa es lo que pensase hacer Jobs por el bien común, y otra lo que realmente quería hacer Jobs.

De hecho en el libro, el actual CEO de la compañía Tim Cook explica que siempre pensó que Steve tenía un papel más importante que jugar en Apple, más allá de ser un mero presidente sin apenas capacidad operativa. La conversación que mantendrían los dos directivos en agosto del 2011 en este sentido, desvelaría que a pesar de que la cesión del bastón de mando era lo mejor para la empresa, y a pesar de que Jobs le ofreció el puesto a Cook en persona, esta opción era vista por el actual CEO como la última que querría Jobs, hasta el punto de que la pregunta de si eso era realmente lo que Steve quería, nunca fue claramente contestada. Sin embargo, de aquella conversación surgió un Tim Cook convertido en CEO de Apple.

Steve Jobs fallecería menos de 2 meses después.

Vía | CultofMac | FastCompany

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *