11 marzo 2016 Industria

Swatch

Lo han intentado pero finalmente se han dado cuenta de que es misión imposible y han tenido que frenar sus pretensiones. Swatch, el popular fabricante suizo de relojes, ha reconocido finalmente lo complicado que les resulta competir con el Apple Watch introduciendo nuevos relojes, algo más inteligentes, que no se limiten exclusivamente a dar la hora.

Por este motivo, hoy ha anunciado que centrarán todos sus esfuerzos en este tipo de relojes algo más inteligentes, que nunca pueden llegar a considerarse smartwatches, en la gama baja con acabado en plástico, antes de realizar cualquier movimiento similar en algunas de sus marcas más prestigiosas. El Grupo Swatch es propietario de marcas tan reconocidas como Omega, Longines o Tissot.

Por tanto, serán los relojes Swatch de plástico, con colores más juveniles y precio más reducido los encargados de enfrentarse al Apple Watch ofreciendo alguna funcionalidad adicional, más allá de dar la hora. Así, por ejemplo, el Swatch Bellamy por un precio que ronda los 80 euros cuenta con chip NFC bajo su esfera con el que sus propietarios pueden realizar pagos en comercios. La compañía planea lanzar relojes similares en Estados Unidos, Brasil y la propia Suiza.

Uno de los representantes de la compañía ha asegurado que su intención no es competir directamente con el Apple Watch, ya que se trata de un producto de electrónica de consumo y ellos no planean entrar en ese sector.

En un mundo cada vez más interconectado, donde cualquier dispositivo tarde o temprano acabará siendo sustituido por otro con capacidad para conectarse con los demás, este tipo de relojes “tontos” no parecen tener mucho futuro. Aunque, bueno, durante un tiempo es posible que aún haya gente interesada en un producto tan limitado, especialmente teniendo en cuenta su bajo precio que, al fin y al cabo, es su principal baza.

Vía| WSJ

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *