23 julio 2012 Hardware

Hace algunos días que se apunta la posibilidad de que el posible aparto de televisión de Apple se lance en 2014 y solamente en Estados Unidos, al menos en primera instancia. Los motivos para este lanzamiento serían los propios de la compañía en los casos de productos nuevos; se lanza primero el producto en casa y se mide el nivel de aceptación y repercusión, aparte de crear una buena base publicitaria para, posteriormente, expandir o no el lanzamiento a otros países. Esto ya ha ocurrido en otros casos; el iPhone primero se lanzó en los USA, se renovó, y se expandió. Con el iPad ocurrió lo mismo, solo que el modelo de lanzamiento era el mismo. Y así pasó también con el Apple TV.

Por supuesto hay unos motivos propios de cada país, íntimamente ligados a especificaciones y legalidades, que requieren un trabajo más a fondo en muchos casos antes de aventurarse a lanzar un producto en todo el mundo. Pero en el caso del posible televisor de Apple, éste tendría ahora mismo, y me da a mi que la cosa seguirá igual durante mucho tiempo, un problema insalvable en España que atacaría directamente el producto en cuestión, en forma de daño colateral provocado por un problema que no sería de Apple, sino del contenido en sí, y no estamos hablando de conversiones de reproducción NTSC estadounidense a PAL europeo precisamente…

Basado en hechos reales: Un usuario de Mac instala Flash en su ordenador y éste ofrece unos resultados poco satisfactorios. Resultado: Este ordenador es una basura, cuando todos sabemos lo mal que lo pasa cualquier ordenador -aunque no se note- cuando está moviendo contenido en Flash. Por eso, Apple siempre ha querido dejar de lado esta tecnología, aunque ofrece la posibilidad al usuario de hacer lo que crea conveniente. El problema es externo a Apple.

Otro caso basado en hechos reales: El modo espejo que ofrece un Mac conectado a un televisor convencional vía HDMI no se ve igual, pero sí peor. Resultado: Este ordenador es una basura porque mis películas las veo bien cuando las veo en la tele, pero no reproduciéndolas desde el ordenador, cuando todos sabemos que le representación en alta definición a 1080p -por ejemplo- debe ser reproducida a 1080p reales, no reescaladas o con el ratio “estirado”, y que la calidad de imagen saca a relucir lo que en calidad de imagen inferior no vemos, incluidos los “fallos”, pixelaciones, los denominados “dientes de sable en gráficos”, etc. De nuevo, el problema es externo a Apple.

El problema que ahora mismo tendría Apple si lanzase su televisor en España, es que sería tildado en la mayoría de los casos por una basura debido al contenido que veríamos en él, aunque la culpa recayera sobre el aparato, no sobre el contenido. No nos referimos a programas y espacios de discutible gusto, sino a la forma en la que llegan a nuestros hogares. Y es que, aunque quieran vendernos lo contrario, en España la alta definición en las cadenas de televisión brilla por su ausencia. Son muy pocas las cadenas que emiten en HD real, y aún y así, sólo a ratos.

La única opción que quedaría ahora mismo sería visualizar contenido propio descargado o convertido a una calidad “a la altura” del televisor de Apple y compartido vía la biblioteca de iTunes, o alquilando contenido preparado para el aparato en la tienda online de Apple, justo lo que se pretende con el Apple TV en la actualidad. Pero una vez más, todo lo que sea externo al universo de Apple, en Cupertino se lavan las manos.

Luego, si el supuesto aparto incluye Pantalla Retina, ya es para echarse a llorar. Apple prepara su software y contenido para sus aparatos -y a veces pasa bastante tiempo-, pero no responde del contenido que no sea de Apple. Por lo tanto, ahí tenéis otro motivo para lanzar primero el televisor de Apple en los USA, donde el contenido de calidad se obtiene rápidamente y después, si todos los agentes implicados se ponen las pilas, en otros países, como España… sobre el cual insisto que, tal y como está el patio, parece que va a tardar en llegar la alta definición real por defecto.

 

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *