28 octubre 2014 Opinión

ipod-classic

En la reciente WSJD Conference el CEO de Apple Tim Cook ha estado respondiendo, como no podía ser de otra manera, a los recientes movimientos de Apple al respecto de tecnología, productos y servicios. Y hay un aspecto que me ha llamado poderosamente la atención.

Al hablar sobre el recientemente desaparecido iPod Classic, y respondiendo a un usuario que dice tener más de 40.000 canciones en su haber, Cook ha explicado que el problema es que los fabricantes de terceras partes están ahora más interesados en trabajar en piezas de productos en auge por encima de piezas de productos que cada vez son más difíciles de vender. Llegó un punto en que Apple no fue capaz de encontrar piezas en ningún rincón del mundo.

Lo cierto es que entra dentro de la lógica lo que explica Cook. Pero también es verdad que el punto al que se llegó con el iPod Classic y que propició su muerte beneficia en gran medida a Apple. Puede que en Cupertino no mataran el iPod Classic, pero su desaparición les permite avanzar dejando atrás, como efecto colateral, otros aspectos.

Más allá de que era el único que mantenía la click wheel o rueda de click que permitía la reproducción y funciones afines del aparato, o de la pantalla muy distante a las actuales Multi-Touch, la muerte del iPod Classic supone otro paso más hacia la evolución de productos y servicios de la compañía hacia el usuario final, principalmente por varios motivos.

El iPod Classic era el único reproductor de la marca que tenía en sus entrañas un disco duro mecánico convencional. Todos los iPod llevan ahora mismo memoria flash, muy similar a la que incluyen la mayoría de los productos Apple. Solamente los Mac -y ya no todos- incluyen ahora este tipo de discos duros, mientras los SSD van ganando capacidad y cayendo en precio. Es fácil saber cual es el camino de Apple en el sentido de las piezas de hardware destinadas a almacenamiento.

Casualmente la desaparición del iPod Classic coincide con la muerte del iPhone 4S, los únicos productos de Apple que usaban el conector Dock. Ahora mismo el conector único es Lightning a USB. Es un único cable para todos los iPhone, iPod e iPad que existen ahora mismo lo que supone un abaratamiento considerable de fabricación. Claro que se seguirá fabricando y vendiendo el cable, pero ya estamos en plena cuenta atrás para que dicho conector se extinga del todo.

Suena una canción que dice algo así como no queremos que se muera el iPod Classic pero si se muere tampoco pasa nada… ¿Verdad?

Vía | Blogs de The Wall Street Journal 

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. La extraña relación de Apple con la memoria RAM y el espacio de almacenamiento 4 septiembre 2015
  2. Por qué podríamos tener iPhones con 16 GB de capacidad para rato 18 marzo 2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *