13 enero 2016 Industria, Opinión

Tim Cook White House

El pasado viernes día 8, os poníamos sobreaviso de la reunión que Tim Cook y otros pesos pesados de la industria tecnológica de Silicon Valley mantuvieron con personalidades de la Casa Blanca para hablar del uso de las Redes Sociales por grupos terroristas para reclutar nuevos miembros.

Una reunión en la que se enfrentaban dos puntos opuestos acerca del uso de Internet, la priorización de la privacidad del usuario frente a la seguridad común, donde las autoridades podrían tener derecho a acceder a los datos de quienes considerasen sospechosos.

Tal y como era de esperar, el CEO de Apple se mostró contrario con las propuestas del Gobierno estadounidense y su insistencia en disponer de herramientas para evitar la encriptación de los datos y poder tener acceso a los datos que se requieran.

Tim Cook también criticó a la administración Obama por su dejadez y su falta de liderazgo en el tema, urgiendo a La Casa Blanca que se pronuncie a la hora de defender la encriptación y la privacidad de los usuarios, sin ningún tipo de “puerta trasera” para acceder a sus datos.

Al fin y al cabo, esa misma manera de acceder a los datos de alguien podría ser utilizada no solo por las agencias de seguridad, si no también por esos mismos criminales y terroristas a los que se pretende combatir.

El Gobierno americano, de manos de la Fiscal General Loretta Lynch, recomendando un equilibrio entre la privacidad que defiende Apple y la tan manida seguridad nacional, recordando que los terroristas aprovechan la inviolabilidad de estas comunicaciones encintadas para reclutar y movilizar a sus adeptos.

Vía | The Intercept

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *