21 enero 2013 Industria

Tim-Cook

Tim Cook, actual CEO de Apple, ha recibido una orden para que se presente a declarar en un juicio en el que se acusa a su compañía y a otras cuantas más, por supuesta violación de las leyes antimonopolio de EE.UU.

Se trataría de una demanda privada, es decir, que no lo ha presentado ningún estamento público del país, que acusaría a Apple y a otras compañía de renombre como Google, Intel, Adobe, Pixar, o Lucasfilm (ambas propiedad ahora de Disney) de haber pactado de manera irregular no contratar empleados entre sí.

Vamos, que aunque la ley no lo permita, las compañías llegaban a acuerdos de tapadillo para no contratar empleados que hubieran trabajado para cualquiera de las compañías implicadas.

Según la juez de Distrito Lucy Koh (que si mi memoria no me falla, ya ha intervenido en algún caso relacionado con la marca de la manzana), la citación a Cook corresponde a su puesto actual de máximo responsable de la compañía.

Según Koh, el nombre de su antecesor y co-fundador de Apple, el mítico Steve Jobs, aparece como copia en una serie de correos intercambiados entre otros implicados en el caso y, siendo Tim Cook el máximo responsable de operaciones de la compañía por aquellas fechas, resulta difícil de creer que no tuviera conocimientos de los acuerdos tratados.

Por lo visto, el propósito de estos acuerdos bajomanga, era evitar que una compañía tentase a un trabajador de otra para que se fuera a trabajar con ellos, privando de su talento a la compañía a la que pertenecía originalmente.

Un proceder similar al que, también extraoficialmente, observan algunos clubs de fútbol de renombre con sus jugadores más notables, pero que no obedece a ningún precepto legal, al parecer.

Vía | Bloomberg

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *