29 febrero 2016 Industria

Cook-piensa

Varios expertos están haciendo sus elucubraciones respecto al desenlace que -reconozcámoslo, tarde o temprano ocurrirá- tendrá el desencuentro entre el Departamento de Justícia y Apple respecto a la negativa de la compañía a colaborar en la obtención del contenido del iPhone de uno de los tiradores del atentado de San Bernardino.

Estos expertos coinciden en que, en el caso de endurecerse la situación la ley es muy clara, pero que no se aplicaría, a pesar de que sería lo mejor que le podría pasar a la empresa.

La máxima responsabilidad sobre la negativa de Apple a acatar una orden judicial sería el CEO de la compañía, Tim Cook. Como máximo responsable, incurriría en un delito de desacato contra uno de los órganos de justicia de mayor rango del país, lo que implica una pena de cárcel, según indica la ley. Como en muchos otros casos, las leyes se redactan de forma ambigua para que puedan adaptarse a cada caso en particular. Así, en este caso, estaríamos frente a penas que van desde días de arresto hasta años de prisión firme no revisable.

En cualquiera de los casos es lo mejor que le podría pasar a Apple; es decir, que Tim Cook fuese a prisión ni que fuera unas horas sería una excelente campaña publicitaria para Apple, porque se la encarcelaría por proteger la intimidad de sus clientes y usuarios. Una excelente campaña de relaciones públicas a coste 0 para las arcas de la empresa.

Sin embargo, puesto que no es posible demostrar -más bien todo lo contrario- que la colaboración de Apple es crucial en el desenlace de la investigación, lo normal sería que nadie fuera a la cárcel. Otra cosa es que haya penalizaciones económicas, como ocurrió con yahoo en otras batallas.

Pero, hay otra alternativa. Que Apple llegue hasta el final en su negativa, que el Tribunal Supremo obligue a la compañía a colaborar, y que desde ya mismo trabaje para que técnicamente no pueda volver a repetirse lo que pretende el FBI. A saber el precio que pagaría Apple a nivel de relaciones públicas, sin embargo…

Vía | Quarz

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *