12 enero 2017 Software

iPhone con clickwheel

En Descubre Apple llevamos un par de semanas compartiendo con vosotros información de cómo pudo haber sido de diferente el iPhone original si, hace diez años, en Apple hubieran decidido dar luz verde al proyecto desarrollado por Tony Fadell.

Una propuesta muy parecida al iPod que el propio Fadell había contribuido a llevar a lo más alto y del que heredaba hasta la clickWheel en su interfaz y de cuya intrahistoria conoceremos un poco más hoy, precisamente de manos de su creador.

Como ya sabréis a estas alturas, el prototipo de aquel temprano iPhone utilizaba un Sistema Operativo bautizado como Acorn OS, sobre el cual se habrían presentado dos equipos enfrentados, uno liderado por el propio Fadell y otro por Scott Forstall, cuya propuesta basada en iconos se habría acabado llevando el gato al agua.

Sin embargo, Fadell asegura que no fue exactamente así, que no había dos equipos enfrentados, si no más bien dos maneras de ver un producto. No se trataba de una competición de equipos, si no de ideas. de hecho, los departamentos de Hardware y Software trabajaron juntos para explorar todas las posibilidades de las múltiples interfaces de usuario que se barajaron.

Según apunta, siempre existieron dos caminos en el desarrollo del Software y del Hardware en todo momento, que lo que hemos podido ver en el vídeo en el que se confrontaban ambos proyectos sólo muestra el trabajo en la interfaz. Nunca hubo realmente un prototipo físico del iPhone utilizando ese Software y que sólo existe ahora porque a alguien le debió de parecer divertido instalarlo, pero nada más.

iPhone ruedecita

La ClickWheel virtual que hemos estado viendo solo era una parte de ese desarrollo al estilo iPod, fruto de la insistencia de Steve Jobs en que había que explorar todas las vías posibles, incluida una versión con una pantalla más pequeña y una ClickWheel física que enseguida se desechó, como la de incluir pequeños botones con números, aunque ahora suene a chiste visto lo que el propio Jobs dijo en aquella mítica Keynote de hace una década.

De hecho, Fadell cuenta que cuando el llegó al equipo iPhone, estaban trabajando sobre la base de dos Sistemas Operativos muy diferentes. Uno basado en Linux desarrollado por Jon Rubinstein y una versión adaptada y reducida de OS X llamada Purple OS desarrollado por Scott Forstall y Avie Tevanian que terminó siendo el elegido y fue la base de iOS.

Vía| The Verge

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *