24 febrero 2016 Hardware, Industria

Chip-oblea-placa

La empresa fabricante de chips Taiwan Semiconductor Manufacturing Company, popularmente conocida como TSMC, está realizando grandes inversiones para adquirir nuevo material para sus fabricas en un momento en que se rumorea que podría haberse hecho en exclusiva con la fabricación del chip A10 que se integraría en el iPhone 7.

Teóricamente estas inversiones deberían servir para cubrir posteriores pedidos de futuros chips también, pero mientras no hay confirmación oficial la situación pinta mal para Samsung.

Samsung ha sido durante años el que se ha llevado la mitad de los pedidos de procesadores para Apple. Los rumores sobre la posibilidad de que se haya quedado fuera de la cadena de suministro del próximo terminal de la empresa de Cupertino nunca han sido confirmados, pero si TSMC está invirtiendo en cantidades millonarias -literalmente- no puede ser por otro motivo que el de adquirir capacidad para abastecer la demanda.

La empresa ya ha invertido poco menos de 82 millones de dólares que se suman a los cerca de 10 millones que usará este año para el desarrollo de nuevos procesos de 10 nanómetros y otras tecnologías avanzadas en la fabricación de chips.

Supuestamente, TSMC se adjudicó en exclusiva el contrato de los chips A10 frente a Samsung al ofrecer un producto de 10 nanómetros con más y mejor rendimiento, menos coste de fabricación y más eficiente en el ahorro de la batería en comparación con el A9 de la serie 6s del iPhone. Ambas empresas fueron puestas a prueba por el gran público a raíz de que se detectara que dependiendo del fabricante, el chip del iPhone consumía más o menos.

Vía | CultofMac

 

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *