16 marzo 2015 Seguridad

USBC-MagSafe

Con la presentación del nuevo MacBook de 12 pulgadas Apple daba a conocer al público un nuevo tipo de puerto que según nos han dicho es el futuro, viene para quedarse y sustituirá a buena parte de las conexiones de datos, vídeo y alimentación que empleamos hoy en día. El USB Tipo C solo nos traerá ventajas, según nos han dicho, ya que además de ser tremendamente versátil y rápido es además reversible, igual que el Lightning, por lo que se acabó el perder el tiempo intentando conectar cualquier periférico sin éxito porque estamos tratando de meter el conector al revés.

Este nuevo conector va a ser además Universal, por lo que prácticamente todos los nuevos dispositivos de cualquier marca que vayan saliendo al mercado van a empezar a utilizarlo. Justo al día siguiente de que Apple anunciase su nuevo Macbook -con un único puerto USB Tipo C- Google presentó su nuevo Chromebook Pixel. Este nuevo portátil cuenta con dos puertos con conector USB Tipo C a cada lado, lo que permite cargar la batería conectando el cable en el lado que nos sea más cómodo. Parece todo fantástico, ¿no?. Que maravilla.

Bueno, pues igual no es todo tan maravilloso como nos lo pintaban. Y es que el hecho de emplear ese mismo conector USB Tipo C también para cargar el MacBook puede poner en riesgo la seguridad de nuestro equipo.

Y es que es sencillo proteger nuestro equipo evitando conectar periféricos o memorias USB que no sean de nuestra confianza, pero cuando ese mismo puerto se emplea también para cargar el portátil la cosa se complica bastante. Si te estás quedando sin batería lo normal es conectarlo en el primer enchufe que encuentres.

No son nuevas algunas vulnerabilidades que residen en el firmware de los dispositivos USB e infectan los ordenadores en el mismo momento en que se conectan a un nuevo huésped, pero el hecho de que ahora ese mismo puerto USB se emplee para cargar el portátil resulta bastante preocupante si nos paramos a pensarlo un momento.

La solución parece además que no es sencilla al tratarse de un standard y resulta difícil evitar que alguien con malos propósitos utilice alguna de estas vulnerabilidades por ejemplo, en un aeropuerto o cafetería, de modo que todo aquel que cargue su portátil en ese lugar resultará infectado.

Así pues, por el momento parece que la única solución es ser precavidos y evitar cargar el MacBook en lugares que no sean de nuestra confianza o hacerlo exclusivamente con nuestro propio cargador, nunca uno prestado.

No se vosotros, pero yo después de enterarme de esto me he convencido más de que eliminar el fantástico MagSafe no ha sido una buena idea, y no lo digo ya solo por los cientos de MacBooks que se van a ir al suelo cuando alguien al pasar se enrede con el cable.

Vía| TheVerge

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *