11 junio 2014 Industria, Opinión

UE

Apple y sus políticas de pago de impuestos en el continente vuelven a estar bajo la mirada inquisitiva de la Comisión Europea, que sospecha que la marca de la manzana y otras compañías afincadas en Irlanda no cumplen con las leyes europeas en el sector fiscal.

Pero no solo Apple está siendo investigada por las autoridades, si no que también se está mirando con lupa la presencia de Starbucks en Holanda o el departamento comercial de FIAT en Luxemburgo.

Apple ya ha sido investigada con anterioridad en otras ocasiones, sin que entonces se descubriese ninguna irregularidad en sus procedimientos. Por su parte, la compañía siempre ha asegurado que cumple a rajatabla con la ley y que paga correctamente todos los impuestos.

Según Joaquín Almunia, actual Vicepresidente de la Comisión encargada de este tipo de asuntos, en el contexto actual de los delicados presupuestos públicos, es muy importante que las multinacionales más importantes tributen correctamente.

Bajo las leyes de la Unión Europea, las autoridades de cada país no pueden tomar ningún tipo de medidas que ayuden a determinadas compañías a pagar menos impuestos de lo que debieran, aplicando las políticas fiscales vigentes sin ningún tipo de trato de favor al respecto.

El artículo 107(1) del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, establece que aquellas ayudas de los estados miembros que afecten al comercio entre los mimos y amenacen a la libre competencia en favor de determinadas empresas, son en principio incompatibles con el concepto de Mercado Único Europeo.

En lo que a Apple respecta, la comisión examinará con especial atención los acuerdos a los que la compañía habría llegado con las autoridades irlandesas en cuanto a los beneficios fiscales aplicados a las dos empresas ubicadas en el país: Apple Sales International y Apple Operations Europe.

No solo Europa se ha cuestionado la actitud de Apple en estos temas. Una comisión de Investigación del Senado de los EE.UU ya llegó a la conclusión de que la compañía apenas tributaba el 2% de los beneficios obtenidos fuera del territorio americano, gracias a la utilización de Irlanda como un verdadero paraíso fiscal.

Eso sí, la marca de la manzana no es ni mucho menos la única compañía en aprovecharse de estos cuestionables procedimientos de ingeniería fiscal para evitar pagar impuestos al tributar en Irlanda, ya que otras compañías como Google, Microsoft, Facebook o Amazon hacen exactamente lo mismo.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 junio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *