2 diciembre 2014 Hardware, Industria, Opinión

Apple Watch collection

Todavía ni siquiera ha salido al mercado y quien más y quien menos ya ha esgrimido su teoría particular acerca de si el Apple Watch resultará ser un éxito o se convertirá en un sonado batacazo para la marca de la manzana.

Si hacemos caso a los resultados ofrecidos por los analistas de UBS, el reloj de Apple está resultando ser un objeto que despierta (y mucho) el interés del mercado. En una encuesta realizada sobre 4.000 individuos de diferentes países en la que se les preguntaba sobre su predisposición hacia el dispositivo, alrededor de un 10% se mostraron muy interesados en hacerse con uno cuando por fin salga a la venta en 2015.

apple_watch_ubs

Si equiparamos este tipo de resultados comparativamente con las ventas de iPhones compatibles con el Apple Watch, en Cupertino se frotan las manos ante la estimación de llegar a vender más de 24 millones de unidades en los primeros nueve meses del próximo año, si los proveedores son capaces de mantener los suministros.

Buceando un poco en los datos para separar el grano de la paja, nos encontramos con que un pequeño porcentaje de estos mismos clientes potenciales que se muestran muy interesados en comprarse un smartwatch, prefieren un Samsung Gear antes que un Apple Watch.

Apple Watch Samsung Gear

Una decisión quizás motivada por esa sensación que nos ha invadido a más de uno ante los inminentes lanzamientos de la marca de la manzana, temiendo que el precio o la exclusividad termine provocando que nos echemos para atrás y nos terminemos decidiendo por otras alternativas. Sin embargo, en UBS creen que esta tendencia se invertiría y el Apple Watch se convertiría en la opción preferida cuando por fin vea la luz.

Y es que todos esperamos que el Apple Watch sea el producto que redefine la categoría de los wearables, de la misma manera que el iPhone, el iPod o el iPad definieron las categorías tecnológicas a las que pertenecían. Algo que seguramente haga, a pesar de las limitaciones con la que seguramente se vayan a encontrar los Early Adopters.

La supuestamente escasa duración de la batería, todavía sin encontrar un diseño adecuado al pequeño tamaño del dispositivo para que dure más de un día, o la necesaria dependencia del iPhone no serían suficientes como para lastrar al producto hasta el punto de convertirlo en un fracaso.

O eso se espera.

Vía| Apple Insider

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *