5 diciembre 2016 Industria

Watch

Un nuevo informe publicado por IDC ofrece una estimación del volumen de ventas durante el tercer trimestre de los principales wearables del mercado, y entre ellos del Apple Watch. Unos datos que pueden ser considerados por algunos como preocupantes.

Aunque el Apple Watch se mantiene como el smartwatch más vendido con un 40 por ciento de cuota de mercado, lo cierto es que en las preferencias de los consumidores durante este año se observa una tendencia hacia las pulseras de actividad mucho más económicas. Como consecuencia de ello, el Apple Watch se sitúa en la cuarta posición en volumen de ventas comparado con otros wearables, por detrás de Fitbit, Xiaomi y Garmin.

IDC estima que las ventas del Apple Watch durante el tercer trimestre de 2016 se situaron entorno a los 1.1 millones de unidades, lo que supone una caída del 71 por ciento respecto a las ventas obtenidas durante este mismo trimestre hace ahora un año.

IDC

Aunque estos datos pueden parecer casi catastróficos, si nos paramos a pensar un momento tienen cierta lógica. Si bien es cierto que el Apple Watch Series 2 estuvo a la venta desde mitad de septiembre y, por tanto, las ventas del tercer trimestre incluyen las ventas obtenidas en su lanzamiento, también es cierto que el stock inicial disponible del Apple Watch Series 2 -y Series 1- ha sido muy limitado. Si a esto unimos que las ventas del Apple Watch durante el verano habrán sido muy bajas, siendo que se esperaba un nuevo modelo en septiembre, parece probable que en Cupertino no vayan a sorprender estos datos de ventas estimadas para el tercer trimestre… seguramente ya contaban con ello.

Otro dato importante es la fecha de lanzamiento del Apple Watch Nike+, a finales de octubre, cuyas ventas se contabilizarán en el trimestre siguiente. Siendo su lanzamiento en octubre, fue presentado sin embargo junto al Apple Watch Series 2 a principios de septiembre, por lo que no sería extraño que un buen número de usuarios hayan retrasado su compra para poder conseguir esta edición especial realizada en colaboración con la marca deportiva norteamericana.

Todos estos datos que pueden explicar que las ventas durante el tercer trimestre de 2016 sean bajas, contrastan con otros que explican que las ventas en ese mismo trimestre de 2015 fuesen altas. No debemos olvidar que el Apple Watch original salió a la venta en junio de 2015 en España, por poner un ejemplo, y durante esos tres meses llegó también por vez primera a otros muchos mercados. Un producto totalmente nuevo que no tuvo el lastre de contar con una versión anterior que limitase sus ventas.

¿Son por tanto preocupantes estos resultados estimados y, especialmente los titulares catastróficos que seguro aparecerán en algunos blogs? Por supuesto que no. Otra cosa será lo que ocurra durante este último trimestre de 2016, si esas cifras no son buenas ahí sí que ya no habrá excusas.

Vía| IDC

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *