28 junio 2007 Industria

gallery1_hires200706211.jpg
Todos los años, el 5 de Enero (y cada vez más en Nochebuena) mucha gente se va a dormir soñando con el regalo que encontrarán al día siguiente, nada más levantarse.

Niños y no tan niños pasan esa víspera ilusionados, nerviosos, sabiendo que al día siguiente harán realidad expectativas largamente esperadas. Es la magia de la Navidad, ¿verdad?. Pues este año, en Estados Unidos, esa víspera navideña se ha trasladado al inicio del verano, ¿El culpable? El iPhone.

Es el gadget del siglo año, eso no hay quien lo dude. No voy a analizar en este post sus características ni ninguno de sus detalles, que ya se ha hablado de sobra y más que se hará cuando se lance al mercado.

Sólo quiero hacer referencia a la ilusión que ha despertado en todo el mundo. Colas en las Apple stores, reseñas en todos los blogs (sean del tema o no), aluviones de visitas a la página oficial, la gente de AT&T con quemaduras de segundo grado en las manos de tanto frotárselas ante las expectativas que se les avecinan…

Para esa gente que ha estado esperando todo este tiempo el revolucionario teléfono de Apple, mañana va a ser su particular día de Reyes. Ya me imagino, nada más abrir su regalo, enseñándole a todo el mundo las cosas que puede hacer su nuevo juguetito.

Comentarios

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *