22 enero 2011 Software

vox
Hay veces que lo único que buscamos es reproducir nuestra colección musical favorita; y bueno, el utilizar iTunes podría ser un tanto exagerado ya que ocupa una cantidad considerable de recursos del sistema. Es por eso que quiero que conozcan Vox, un reproductor y conversor de audio mucho más ligero.

Para empezar a utilizar Vox, solamente hay que arrastrar el archivo de audio a la interfaz principal de la aplicación y con esto comenzará la reproducción. Obviamente también podremos utilizar el método típico y añadir varios archivos a la lista de reproducción (siempre y cuando estén ubicados en la misma carpeta). Después podremos controlar las pistas directamente desde la barra de menús o dentro de la misma aplicación, y si tenemos instalado Growl se desplegará la información correspondiente.

Entre otras cosas, Vox posee un potente ecualizador de 10 bandas (toma los ajustes preestablecidos de iTunes) y varios efectos sonoros (reverberación, delay, cambio de tono, etc.) que se pueden aplicar a cualquier archivo musical. De hecho, estos ajustes pueden ser exportados a formatos como AAC, AIFF, Apple Lossless, NeXT/Sun y WAVE. Aunado a esto también se pueden establecer los parámetros clásicos de conversión como velocidad de bitrate, calidad, sampleo, etc.

En general Vox es una muy buena opción si lo único que deseamos es reproducir música, ya que no es muy pesado, soporta una amplia cantidad de formatos (FLAC, MP3, AAC, Musepack, Monkey’s Audio, OGG Vorbis, Apple Lossless, AIFF, WAV, IT, MOD, XM…) y posee características interesantes.

Descarga | Vox
Vía | LifeHacker

Comentarios

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *