3 diciembre 2016 Industria

CarPlay

Muchos meses llevamos escuchando rumores sobre las posibles intenciones de Apple de lanzar al mercado su propio coche eléctrico autónomo para entrar a competir con Tesla, o al menos, de que estarían trabajando en algunos sistemas relacionados con este tipo de vehículos. Desde hoy esos rumores dejan de serlo y se han convertido en realidad, al mostrar Apple públicamente su interés sobre la conducción autónoma.

En una carta a la Administración para la Seguridad del Tráfico en Estados Unidos (NHTSA), Apple pide al gobierno que no restrinja las pruebas de vehículos autónomos. Esta carta ha salido a la luz gracias al medio VentureBeat y está escrita por Steve Kenner, Director de Integridad de Producto de Apple.

La carta hace referencia al plan recientemente anunciado por el Departamento de Transporte de Estados Unidos destinado a asegurar que el despliegue de los coches autónomos en las carreteras sea seguro. A este respecto, Apple asegura que emplea machine learning en una gran variedad de áreas, entre las que se incluyen las tecnologías para el transporte. El objetivo de ello sería hacer sus productos y servicios más intuitivos y personales. Apple estaría así realizando una fuerte inversión en machine learning y automatización, mostrando su confianza en el potencial que tienen los sistemas de automatización en muchas áreas, incluido el transporte.

En la carta, Apple hace además referencia a algunos aspectos relacionados con la seguridad, afirmando que tanto los fabricantes ya establecidos como “los que entran nuevos” deben ser tratados de igual modo para maximizar así los beneficios en la seguridad de esta tecnología. En definitiva, Apple lo que está pidiendo es que su compañía, aún siendo un agente totalmente nuevo en este sector, debe ser tratada de igual modo que otros fabricantes como Ford o GM.

En relación a esta carta, posteriormente Apple ha querido echar balones fuera en unas declaraciones al Financial Times, en las que el portavoz de la compañía asegura que la carta a la NHTSA se justifica por las muchas aplicaciones de este tipo de tecnologías, entre las que efectivamente se incluye el transporte, pero que van mucho más allá.

Vía| VentureBeats

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *