Kingston Wi-Drive, probamos “la nube” de Kingston

Kingston Wi-Drive, probamos “la nube” de Kingston

Escrito por: Manu Iglesias    27 octubre 2011     Sin comentarios     4 minutos

Probamos la unidad Kingston Wi-Drive de 16GB, un complemento ideal para las personas que necesiten llevar consigo una gran cantidad de datos accesibles desde sus dispositivo iOS (iPad, iPhone, iPod Touch) o desde cualquier ordenador.

Hace unas semanas que Kingston lanzó al mercado su Wi-Drive. Se trata de un accesorios para los dispositivos iOS de gente a la que le guste llevar siempre consigo un montón de datos y el espacio interno del dispositivo iOS no sea suficiente. Por ejemplo es un complemento ideal para viajeros a los que le guste llevar siempre grandes cantidades de música, películas, series, libros, fotografías o cualquier otro tipo de archivo multimedia. Está disponible en dos versiones diferentes: 16GB y 32GB. Nosotros hemos tenido la oportunidad de probar la versión de 16GB y he de comentar que estamos ante un producto interesante, aunque para un público bastante concreto.

Lo primero que debemos hacer es conectarnos a la red WiFi que el propio Wi-Drive genera. Para ello desde nuestro dispositivo iOS nos conectaremos directamente y ya podremos acceder a sus contenidos gracias a la aplicación que Kingston ha publicado en la AppStore (gratuita por supuesto). Una vez que conectamos a la red WiFi (por defecto no tiene contraseña) podemos iniciar la configuración desde la misma aplicación. La lista de opciones no es demasiado grande, podemos configurar las opciones de seguridad de nuestro Wi-Drive: establecer contraseña, cambiar la visibilidad de la red WiFi (publicar o no el SSID) y podemos hacer algo realmente interesante: conectar el Wi-Drive a una red WiFi ya creada. Esto nos serviría para, por ejemplo, conectar el Wi-Drive a la red WiFi de nuestra casa y compartir los contenidos con todos los dispositivos iOS que se encuentren en la propia red (además podríamos acceder a los archivos a través de cualquier ordenador desde un navegador web, accediendo a la IP que nuestro router le asigne). Sin duda esta opción nos parece realmente interesante, aunque sólo para algunos casos concretos, ya que para muchos de nosotros sería suficiente la opción de compartir en casa que iTunes incorpora por defecto.

Unidad Wi-Drive de Kingston

En movilidad el Wi-Drive es un dispositivo interesante, aunque quizá un poco grande para llevar siempre encima. El tamaño del Wi-Drive es prácticamente el mismo que el de un iPhone por lo que llevarlo en el bolsillo no es una opción para todo el mundo (¡no cabe otro cacharro más en nuestros vaqueros!). De todas formas nos parece una opción muy interesante (como comentábamos al principio) para viajeros a los que le guste llevar siempre consigo una buena cantidad de música, documentos o vídeos para aprovechar los tiempos muertos de avión, tren, metro, bus o simplemente poder ver algún capítulo de una serie antes de irse a la cama en el hotel donde se aloje.

La peor parte que hemos encontrado es la aplicación necesaria para hacerlo funcionar con nuestros dispositivos iOS. Me explico. El planteamiento de la aplicación es correcta y sencilla. Al abrirla detectará las unidades Wi-Drive que se encuentran en la red WiFi a la que estemos conectados y nos permitirá visualizar las carpetas de las que disponga y simplemente pulsando sobre el nombre del archivo lo abrirá (siempre y cuando acepte el formato), más sencillo imposible. El problema es que la aplicación falla bastantes veces y durante el tiempo que probamos el dispositivo no hubo un sólo día en el que la aplicación no se cerrara inesperadamente en alguna ocasión, una auténtica pena, pero quizá Kingston pueda mejorar este aspecto con el tiempo, esperemos que sí.

Aplicación Wi-Drive iOS

Otra de las cosas que nos ha parecido interesante del Wi-Drive es que dispone de su propio servidor Web. Esto quiere decir que una vez conectado a una red WiFi se podrá acceder a sus contenidos desde cualquier ordenador conectado a la misma red, simplemente utilizando un navegador Web. El funcionamiento no es todo lo ágil que quizá cabría esperar, pero debemos pensar que no es la utilidad para la que ha sido diseñada, sino una posibilidad más que nos ofrece este dispositivo.

En definitiva creo que estamos ante un producto acertado, aunque con ciertos matices ya que no está pensado para todos los públicos. Pero seguro que las personas que necesita (o quieren) llevar grandes cantidades de datos y el almacenamiento interno de su dispositivo iOS sea insuficiente sabrán apreciar. El precio del modelo de 16GB es de 99 euros, mientras que su hermano mayor con 32GB de capacidad lo podemos encontrar por 139 euros. En España el distribuidor oficial es K-Tuin.

Más información | Kingston


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.