Por qué puede ser peligroso cargar nuestro smartphone en un puerto USB público (Aunque sea un iPhone)

Por qué puede ser peligroso cargar nuestro smartphone en un puerto USB público (Aunque sea un iPhone)

Escrito por: Carlos Villar    23 noviembre 2019     2 minutos

Enchufar nuestro smartphone a un puerto USB público quizás cargue nuestra batería, pero también puede acarrearnos más de un disgusto.

No me lo vais a poder negar, uno de los miedos más extendidos en esta generación digital es sin duda quedarse sin batería en nuestro smartphone. La idea de desconectarnos forzosamente de esa red social múltiple que supone estar conectados y disponibles las 24 horas nos pone realmente nerviosos. ¿Creéis que exagero? Si no os atreveríais a salir de casa con la batería por debajo del 25% me estáis dando la razón.

De hecho es tan obvio que cada día vemos más puntos de carga para dispositivos móviles en muchos lugares públicos, como aeropuertos o cafeterías, pero hemos de saber que quizás no deberíamos recurrir tan alegremente a esos puntos de conexión, porque los puertos USB no sólo sirven para cargar nuestro teléfono, también sirven para introducir datos. Y es aquí donde aparece el problema potencial, sí, aunque usemos un iPhone.

Hay que empezar diciendo que estamos hablando de los puertos USB y no de las tomas directas a corriente a las que podemos conectar nuestro dispositivo (sea USB o Lightning) y que son perfectamente seguras, ya que únicamente proporcionan energía. En este artículo vamos a hablar de los puertos USB, que son los potencialmente vulnerables.

Puerto Usb Publico 2

¿Y cómo pueden hackearnos el móvil desde un puerto USB público? Pues a través de un malware que infecta nuestro dispositivo al conectarlo a uno de esos puntos de carga y que, mientras llena la batería, también pude desde acceder a nuestra información personal a infectar el dispositivo para controlarlo de manera remota e incluso descargar nuestros datos desde el propio punto de carga al que nos acabamos de conectar.

También es verdad que las probabilidades reales de que algo así suceda no son muchas en el caso de iOS. El Sistema de Apple es realmente seguro e incluso aunque nos conectemos a un puerto malicioso, pero aunque no nos afecte aparentemente, eso no significa que no nos hayamos descargado el malware sin darnos cuenta. Es más, si también tenemos un Mac es posible que jamás nos demos cuenta de que nos hemos infectado, pero probablemente lo propaguemos si conectamos nuestro iPhone a un PC o alguien de nuestro entorno conecte su Android (o una memoria externa, disco duro o tarjeta SD) a nuestro Mac.

La mejor solución, pues, sería no conectar nuestro iPhone o nuestro iPad a ninguna conexión pública que no sea un enchufe de corriente, como apuntábamos hace unos párrafos o recurrir a las cada vez más populares baterías externas.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.