27 diciembre 2015 Seguridad

Apple UK

La relación entre la privacidad del usuario y la seguridad de la sociedad en la que vive se ha convertido en estos tiempos que corren en uno de los temas que más enfrentan a las compañías tecnológicas y de comunicaciones con los gobiernos y las agencias de seguridad.

Un caso representativo es el de la propuesta de Ley sobre los Poderes para la Investigación que el Reino Unido pretende aprobar y que ha sido criticada de manera oficial por Apple, ya que considera que de aprobarse, atentaría contra la seguridad personal de millones de usuarios respetuosos con la Ley.

Esta propuesta de Ley, presentada por la Secretaria de Interior del Gobierno del Reino Unido, Theresa May, permitiría a las agencias para la protección de la Ley acceder y almacenar datos provenientes de todas las webs.

Alegando ser una herramienta para reforzar la seguridad, la Ley obligaría a las operadoras y compañías de Internet a llevar un registro de las páginas que cada ciudadano visite durante un período de un año y facilitar además su acceso a las agencias gubernamentales.

Esto supondría que la compañías tecnológicas se vieran obligadas más que probablemente a proporcionar algún tipo de “puerta trasera” en sus dispositivos o un modo de poder obtener la información requerida si dichas agencias lo solicitaran.

Para Apple y para otras muchas compañía del sector, que una Ley como esta se llegase a aplicar podría ser el pistoletazo de salida para que la medida se fuera extendiendo de país en país y en una carta al Parlamento Británico han expresado su preocupación al respecto y exigiendo modificaciones a la propuesta final.

Tal y como está la propuesta en estos momentos, forzaría a Apple por ejemplo a variar la forma en la que funcionan servicios como iMessage, acabando con el sistema de encintado que hace inaccesibles nuestras conversaciones privadas incluso para la propia empresa. Un daño para todos los usuarios que nos dejaría vulnerables a todos, especialmente a los que precisamente obedezcamos la Ley, por irónico que pueda parecer.

Vía | The Guardian

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *