25 diciembre 2014 Industria, Software

Rockstar

Aún nos estamos reponiendo del atracón navideño cuando nos enteramos de que RPX, una empresa dedicada a la compraventa de patentes con sede en la ciudad de San Francisco, se ha hecho con las más de 4.000 patentes de telecomunicaciones propiedad de Rockstar, nombre del consorcio de empresas lideradas por Apple que en su momento adquirió dichas patentes aprovechando la bancarrota de la compañía Nortel Networks.

RPX ha desembolsado por esas patentes unos 900 millones de dólares (736,5 millones de Euros), un negocio más que redondo si contamos con que Apple y sus socios pagaron en 2011 alrededor de 4.500 millones de dólares (3.682 millones de Euros) por el portafolio de Nortel, aunque bien es cierto que algunas de las patentes más importantes no se han incluido en esta transacción, ya que han sido registradas por los miembros de Rockstar.

¿Qué pasará con estas patentes restantes que acaban de venderse?

Pues una de la subsidiarias de RPX, RPX Clearinghouse, probablemente licencie la mayoría de ellas a otras compañías interesadas entre las que se comenta que pueden estar desde la misma Google a Cisco Systems, por ejemplo, bajo contratos de no exclusividad y cuyos beneficios sirvan para amortizar el dinero invertido en la compra inicial a Rockstar.

Para los que no os acordéis, Rockstar fue el nombre que adoptó el consorcio formado, además de Apple, por BlackBerry, Ericsson, Microsoft y Sony cuando hace más de tres años se unieron para hacerse con el importante paquete de patentes (más de 6.000) que poseía Nortel, declarada en bancarrota por aquella época.

Rockstar se quedó con alrededor de 4.000 de esas patentes y distribuyeron el resto de manera individual entre las compañías y despertó las sospechas de Google, que entabló una serie de demandas para que se investigase la legalidad de la compra de las patentes de Nortel.

Otras compañías como Cisco, HTC o, como no, Samsung, no tardaron en unirse a las disputas contra Rockstar, disputas que parecen haberse finiquitado una vez las patentes han pasado a manos de RPX.

Vía | The Wall Street Journal

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *