4 agosto 2016 Industria

Uber China

Comenzábamos Agosto con la noticia de que Didi Chuxing, el gigante de los transportes colaborativos en China se hacía con su máximo rival en el sector, la filial de Uber en el país, por un montante final de unos nada despreciables 35.000 millones de dólares.

Hoy ampliamos el tema confirmando que la inversión de Apple en la compañía asiática tuvo mucho que ver en la operación, ya que los mil millones de dólares que inyectaron en las arcas de Didi Chuxing fueron un factor definitivo para que la compra pudiera llevarse a cabo sin problemas de liquidez para ellos y supuso el acicate final para que Uber se decidiera a adquirir parte de las acciones de su compradora.

Fuentes relacionadas con ambas partes señalan que el dinero de Apple fue probablemente el factor que más pesó en las negociaciones. Es cierto que tanto unos como otros manejaban capitales más que solventes y la pugna entre ambos tenía todos los visos de escalar hasta proporciones épicas, llegando incluso a plantearse si esta lucha les acabaría costando demasiado caro a los dos al final.

El caso es que la ligera superioridad económica de Didi Chuxing obligó a Uber a tener que recurrir a fondos provenientes de los beneficios de la compañía en Estados Unidos, Canadá y en el resto de los países donde estaba presente, ya que su estrategia no terminaba de cuajar en China como allí.

Cuando gracias a las inversiones de Apple y también de otras compañías como Alibaba, China Life Insurance o Ant Financial, Didi Chuxing se convirtió en la tercera start-up más valiosa del mundo, en Uber supieron que la única salida estaba en algún tipo de acuerdo o estaba condenada a desaparecer.

De hecho, que Apple, que ya se había asociado con Uber antes, escogiera hacerlo ahora con su rival, fue como la señal definitiva para dar el paso y cerrar el acuerdo que conocemos.

Vía | Reuters

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *