31 agosto 2016 Industria

Impuestos Europa

Sin duda ninguna, la decisión de la Comisión Europea de multar a Apple por su política fiscal en Irlanda ha sido la noticia bomba de la semana en el ecosistema de la manzana. Y su efecto no va a quedarse en un mero titular, si no que mucho nos tememos que va a traer consecuencias para la compañía y para las técnicas de ingeniería fiscal de las grandes multinacionales.

Sin embargo, parece que en la propia Apple no opinan de la misma manera y parecen estar convencidos de que todo lo sucedido no va a resultar tan relevante como parece y que ni siquiera va a condicionar de ninguna manera su actual política fiscal y de impuestos fuera de EE.UU.

Poco después de que la noticia viese la luz, en cupertino se apresuraron a tranquilizar a sus accionistas e inversores al respecto, dejando bien claro cuál iba a ser la postura oficial de la compañía sobre el caso y las posibles causas de la resolución sobre la compañía.

Para empezar, y tras dejar de nuevo bien claro que pagan correctamente las tasas y los impuestos que deben pagar, insisten en que no estamos ante una decisión definitiva y que desde Apple van a apelar, convencidos en que los tribunales de la Unión Europea les acabarán dando la razón, pero reconociendo que va a ser un proceso a largo plazo y cuya resolución final tardará varios años en conocerse.

Eso sí, para tranquilidad de esos inversores, la compañía también asegura que todo lo sucedido no va a tener ninguna relevancia en sus resultados financieros y no alterará en absoluto su política fiscal en lo que resta de año. No obstante, al mismo tiempo también ha reconocido que ha creado un depósito con una cantidad indeterminada de dinero para cuadrar posibles desequilibrios en el balance final.

Más Información| Apple

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *