3 marzo 2017 Hardware, Industria

sector educacion USA

Personalmente, si hay un sector con el que identifico de manera casi inconsciente a los ordenadores de Apple es con el sector educativo estadounidense. Seguro que quien más y quien menos visualiza sin problemas un equipo de la manzana en un aula de aquel país, pero quizás las cosas estén cambiando al otro lado del océano.

El uso del iPad o del MacBook en los centros escolares americanos sigue a la baja según datos recopilados del año pasado, a pesar de los esfuerzos de la compañía por recuperar el terreno perdido en el sector educativo.

Según un informe de la empresa especializada Futuresource Consulting, en 2016, el número de dispositivos de cualquiera de las plataformas de Apple descendieron al tercer puesto en el ranking de usuarios dentro de las aulas en Estados Unidos, por detrás de los equipos con Windows o con un Sistema Operativo de Google.

De los más de doce millones y medio de dispositivos móviles enviados a las escuelas de Primaria y Secundaria estadounidenses, los Chromebooks de Google arrasan con un 58%, mejorando el 50% del año anterior, mientras que los ordenadores y tablets con Microsoft Windows se mantienen estables entorno al 22%.

En cuanto a Apple, ahora el tercero en discordia, el uso en las escuelas del iPad o de los ordenadores de la compañía, ha descendido hasta un 19%. Y eso que en Cupertino se han esforzado para potenciar su presencia en el sector con apps como Swift Playgrounds o las mejoras orientadas a la educación incluidas en iOS 9.3, como la opción de compartir iPad.

Este descenso en el uso de sus equipos ha repercutido, como no podía ser de otra manera, en los beneficios económicos relacionados. De un total de 7.350 millones de dólares invertidos por escuelas y Universidades durante el año pasado, Apple apenas rascó 2.800 millones, menos de lo ganado en 2015, que rondaba los 3.200 millones.

El éxito creciente de los Chromebook de Google viene, según apuntan muchos analistas, de su mucho menor coste, pero para el CEO de Apple, Tim Cook, solo son maquinas de prueba baratas que, a la hora de la verdad, dejan las tareas más creativas y relevantes a los MacBook o a los iPad, sentenciando que Apple está interesado en ayudar a los estudiantes a aprender y a los profesores a enseñar, pero nada de pruebas…

Vía| The New York Times

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *