23 febrero 2017 Opinión

baño transgénero

El enfrentamiento entre Apple y la nueva administración de los Estados Unidos viene ya de lejos y casi siempre destaca por los criterios opuestos a la hora de defender los derechos de los ciudadanos. Curiosamente y en contra de lo que pudiera dictar la lógica, es la empresa privada la que se erige en defensora de éstos y no los poderes públicos.

El último caso ha sido la oposición de la compañía a la última orden presidencial del Presidente Donald Trump de rescindir el edicto de Obama que protegía a los estudiantes transgénero, permitiéndoles poder utilizar los baños que se correspondiesen con su identidad de género.

Apple ha querido reiterar de esta manera su compromiso innegable con la igualdad, proclamando que todo el mundo merece una oportunidad para sentirse libre de cualquier tipo de estigma o de discriminación.

Para los de Cupertino, todos nos merecemos esa oportunidad de desarrollarnos en un ambiente libre de esos estigmas y discriminaciones. Por eso se esfuerzan en apoyar la aceptación, dejando bien claro que los estudiantes transgénero han de ser tratados como los demás, sin ningún tipo de límite a sus derechos y protecciones.

Como decíamos, esta no es la primera vez que Apple se posiciona contra alguna de las medidas de la actual administración Trump. Por ejemplo, Tim Cook ya dejó bien claro que su nueva política de inmigración no era precisamente algo que la compañía pensaba apoyar. De hecho, ofrecía todos los recursos legales para ayudar a todos los empleados que pudieran verse afectados por esta medida.

La presencia de Apple en toda lucha a favor de la igualdad ha sido un santo y seña de la compañía desde que Cook ocupa el puesto de CEO y supone una muestra de la actitud que toda empresa, organización e incluso persona con cierto peso social debería tener.

Vía| Axios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *