14 abril 2016 Industria, Seguridad

Senado-USA

En Estados Unidos, el proyecto de ley que penaliza a empresas tecnológicas que se nieguen a descifrar datos a petición de las autoridades que os anticipamos hace un par de meses tiene ya un primer borrador público que tiene como objetivo sondear las opiniones de juristas y expertos.

A pesar de que el texto inicial ha sido literalmente derribado por propios y extraños, un segundo borrador mantiene en base los mismos puntos de discordia.

El senador y presidente del Comité de Inteligencia del Senado Richard Burr y la senadora y vicepresidenta Dianne Feinstein están al frente del borrador que supone un primer intento de racionalizar las peticiones el gobierno de datos cifrados.

Básicamente lo que indica el borrador es que las empresas tecnológicas deberían eludir sus propias medidas de seguridad para facilitar los datos cifrados a las autoridades en un lenguaje, literalmente, “inteligible”. El término es importante porque es exactamente el mismo que se mencionaba en la orden judicial que instaba a Apple a facilitar los datos personales del iPhone del tirador de San Bernardino. Pero obtiene mayor relevancia porque implica que, o los datos requeridos NO pueden haber sido cifrados, o bien han sido cifrados primero y descifrados posteriormente.

Teniendo en cuenta que la legislación no se refiere a una recopilación de datos específicos con metodologías concretas, o limitaciones de la misma, la responsabilidad de frustrar la incorporación de medidas de seguridad y la extracción de datos y descifrado recae exclusivamente en las empresas. Dicho de otro modo, las compañías tecnológicas podrían tener que sabotearse a si mismas por si se les pide bajo orden judicial su colaboración, es decir, vender seguridad a sus clientes pero teniendo herramientas listas por si acaso. Justo lo que Apple no quería. 

Precisamente en Cupertino están trabajando en una estrategia que se basa en cerrar el candado y dar la única llave al usuario, porque de esta forma no se le puede pedir lo que no tiene.

Mientras, el texto inicial filtrado hace unos días ha sido tildado de “ridículo” y “peligroso” por expertos en seguridad y juristas, y a pesar de que en la versión revisada y “desvelada oficialmente” para todo el mundo la aplicación de la ley ha sido rectificado y se ciñe a casos de delitos con resultado de muerte o lesiones corporales graves, de inteligencia extranjera y espionaje, de terrorismo, de delitos federales contra menores, delitos graves y casos federales de drogas, en esencia el problema sigue siendo el mismo porque el abanico de aplicación incluye a quien las autoridades crean a su discreción.

Vía | Appleinsider

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *