17 marzo 2016 Seguridad

Lawrence

En septiembre de 2014 se filtraron un elevado número de fotografías personales e íntimas de famosos del mundo del celuloide, en un caso que terminó llamándose Celebgate.

Ahora se ha detenido al culpable de la filtración, que de hecho es también el autor, y de su confesión se destaca lo que Apple ha sostenido desde el primer momento. Y es que a pesar de que las imagenes estaban hospedadas en iCloud, NO hubo fallo de seguridad.

La situación estuvo servida en bandeja. Si Apple hace gala de su seguridad y siempre vela por la privacidad de los datos de los usuarios, el tiro fácil es culpar a la compañía si hay una filtración masiva de información.

La compañía inicialmente explicó que algunas cuentas habían sido accesibles porque el usuario malintencionado había jugado con nombres de usuario, contraseñas, y preguntas de seguridad, que no es lo mismo que hubiera una brecha de seguridad en iCloud. La interpretación del comunicado fue visto por muchos como la forma de desvincularse rápidamente del problema tildando de estúpidos a los usuarios afectados por habérselo puesto tan fácil a los atacantes. Poco después el propio CEO de Apple Tim Cook hacía de nuevo hincapié en el hecho de que no se podía culpar a Apple del fallo de seguridad porque iCloud es seguro mediante una entrevista, en la que anunció que se estaba trabajando en nuevos niveles de seguridad.

El detenido por los sucesos se llama Ryan Collins, de 36 años de edad, y del estado de Pensilvania. Se ha declarado culpable y en su confesión ha explicado cómo accedió a las imágenes de los famosos, y la conclusión es que, efectivamente, Apple tenía razón, no sólo en el hecho de que iCloud es seguro, sino en la forma con la que se obtuvieron las imágenes.

Collins explica que a veces se hizo pasar por trabajador de Apple para obtener datos personales -como los de la actriz Jennifer Lawrence, en la imagen-, con lo que a partir de ahí le fue bastante fácil obtener lo que quería no sólo de iCloud, sino de otros servicios no relacionados con Apple. A pesar de que por ley pueden caerle años de condena, lo más probable es que en menos de 2 años el culpable vuelva a la calle.

De esta forma, queda bastante claro que si bien Apple puede mejorar la seguridad de iCloud, la medida de seguridad más importante a nivel personal es el sentido común.

Vía | Re/Code | Gawker

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *