27 septiembre 2016 Hardware

iPhone7Plus

Con cada nuevo iPhone los almacenes pasan una época de sequía de stock fruto de varios factores, pero la llegada del iPhone 7 negro brillante está suponiendo un nuevo escalón en el delicado equilibrio entre oferta y demanda iniciales del terminal.

Hace escasos días ya advertimos que el nuevo acabado podía ser un reto para el fabricante; pues parece que nos quedamos algo cortos.

El iPhone 7 negro brillante es más escaso todavía que el resto de colores del nuevo terminal de la compañía, porque además de ser de un color no visto hasta ahora, tiene un acabado brillante, tampoco visto en metal hasta el momento. El analista de KGI Ming Chi-Kuo apunta que la tasa de rendimiento de la producción de la carcasa del susodicho aparato es de entre el 60 y el 70%, o dicho de otro modo, entre el 30 y el 40% de los iPhone 7 negro brillante NO pasan los estándares de calidad de Apple y deben ser reensamblados, según el analista.

Apple explica en su web que el alto brillo del acabado se consigue mediante un anonimato y pulido de precisión que consta de 9 pasos, y no descarta como posible que el uso habitual provoque el deterioro de la superficie; la compañía lo llama leves microabrasiones y recomienda el uso de una funda.

Nada más abrirse el periodo de reservas el pasado 9 de noviembre, las estimaciones de envío del iPhone 7 negro brillante cayeron a noviembre, aunque hay que decir que algunos modelos del nuevo color ya se están distribuyendo, si bien las unidades en tiendas físicas son muy escasas y sólo disponibles en contados establecimientos.

Así pues, parece que la compañía tendrá que buscar alguna forma de agilizar el proceso de pulido de la carcasa del iPhone 7 negro brillante, porque dudo muy mucho que relaje sus estándares de calidad.

Vía | Macrumors

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *