8 septiembre 2016 Hardware

WaterResistiPhone7

El iPhone 7 y el iPhone 7 Plus fueron presentados este pasado miércoles en el evento celebrado por Apple en el Bill Graham Civic Center de San Francisco y, en nuestra opinión, no defraudaron en absoluto. Aunque bien es cierto que el diseño sigue siendo similar al del iPhone 6 de 2014, son muchas las mejoras que Apple nos ofrece en estos nuevos iPhones. Si todavía no las conoces puedes echar un vistazo a esta entrada en la que te contamos todo lo nuevo que traen el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus.

Una de estas mejoras, largamente esperada por los usuarios, y que Apple no ha dudado en publicitar a bombo y platillo es la resistencia al agua. Sin embargo, es importante leer con detenimiento las especificaciones y tener en cuenta algunas limitaciones importantes que, en general, mucha gente puede pasar por alto.

Según Apple, el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus cuentan con certificación IP67. Esto quiere decir que es resistente al polvo soportando un flujo de aire con partículas hasta 8 horas sin que ninguna de ellas logre entrar en el dispositivo. Mientras que en lo que se refiere al agua, es capaz de soportar el estar sumergido hasta un metro de profundidad durante 30 minutos sin sufrir daños. Hasta aquí todo perfecto, pero si leemos los notas adicionales que aparecen en la web de Apple encontraremos el siguiente mensaje:

“El iPhone 7 y el iPhone 7 Plus son resistentes a las salpicaduras, el agua y el polvo. Las pruebas se han realizado bajo control en un laboratorio y ambos modelos han obtenido la calificación IP67 según la norma IEC 60529. La resistencia a las salpicaduras, el agua y el polvo no es permanente y puede disminuir como consecuencia del uso habitual. No intentes cargar el iPhone si está mojado. Consulta el manual del usuario antes de limpiarlo o secarlo. La garantía no cubre los daños producidos por líquidos.”

Es decir, estos nuevos iPhones son resistentes al agua pero esa resistencia se puede reducir con el paso del tiempo y con el uso, pero no solo eso. Es importante tener en cuenta que la garantía no cubrirá en ningún caso daños producidos por líquidos, por lo que a este respecto nada cambia. Si tu vas a la Apple Store alegando que tu iPhone no funciona porque le ha entrado agua no te vas a poder escudar en que el iPhone 7 es resistente al agua. De hecho, Apple se ha preocupado en dejarlo claro incluso al final del vídeo de presentación del iPhone 7, tal y como puedes ver en la imagen al comienzo de esta entrada.

Si nos paramos a pensarlo un poco, lo cierto es que tiene bastante sentido, ya que Apple te asegura que es capaz de aguantar sumergido hasta 1 metro de profundidad durante 30 minutos, pero es imposible saber si un usuario ha cumplido esta limitación. Puede ser que lo haya tenido un día entero bajo el agua, o se le cayese a la piscina de 4 metros de profundidad durante 1 hora.

Así, es importante tener en cuenta que sí, el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus son resistentes al agua pero lo que pueda ocurrir si los sumergimos es nuestra entera responsabilidad. No parece buena idea que lo lleves en el bolsillo del bañador cuando estés nadando, pero sí puede ser de gran ayuda su resistencia al agua si por un descuido se te cae en la bañera o para soportar un día de lluvia torrencial.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *