14 octubre 2015 Hardware, Opinión

Magic-Mouse-2

Cada vez parece más habitual que Apple prime el diseño por encima de la usabilidad de sus nuevos productos, y el nuevo Magic Mouse 2 es la prueba más reciente que tenemos de estas extrañas manías de Apple, que dicho sea de paso, son motivo de debate durante los primeros minutos de vida del artefacto en cuestión para, posteriormente, caer en el olvido.

Poco después de que Apple anunciase el Magic Mouse 2, parte de las hordas haters han cargado contra la imposibilidad de poder usar el aparato con cable. Tiene lógica por un lado, pero por otro, a la compañía no le costaba nada hacerlo posible.

Si Apple concibe un producto para que sea inalámbrico, y lo equipa con una batería recargable para eliminar el gasto y la molestia que supone el tener siempre presente que dependemos de unas pilas -que triste suena: “dependemos de unas pilas”- es obvio que no lo fabricará pensando que es posible que tengamos la necesidad de usarlo con cable. Si además tenemos en cuenta que, según publicita la propia compañía, un minuto de carga te da para hasta una hora de uso, ese minuto será más que bienvenido para saquear la nevera, ir al baño, o simplemente estirar las piernas, lo que implica en cualquiera de los casos que ese minuto será más tiempo. En la mayoría de situaciones y usos, el cable no va a ser necesario para trabajar, pero es indispensable, evidentemente, para cargar.

Ahora bien. Si nos fijamos en el nuevo Magic Keyboard y el nuevo Magic Trackpad 2, observaremos que teóricamente y al menos a nivel de diseño, es posible usar ambos accesorios con el cable de carga conectado. Dejando al margen lo que comentamos sobre la más que discutible necesidad de usar el cable y suponiendo que al igual que el ratón baste un minuto para usar los aparatos hasta una hora más con batería, era bastante sencillo aplicar la misma lógica de diseño del teclado y de trackpad colocando el conector de carga del Magic Mouse 2 en la parte superior de su estructura, como si de un ratón con cable se tratase. Y ya de paso y puestos a verle más ventajas, de esta forma uno se ahorraría el tener que andar con mucho cuidado para no rayar la parte superior del ratón al colocarlo boca arriba para cargarlo. Menos mal que algunos todavía usamos alfombrilla.

Hace muchos años que Apple mejora lo que parecía inmejorable, simplemente porque puede hacerlo. Veamos cómo mejora las siguientes ediciones de estos accesorios -si llega a hacerlo- pero el recibimiento inicial ya está abriendo debates para todos los gustos y colores.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *