11 marzo 2017 Hardware

iPhone7

Los primeros rumores que aparecieron sobre el futuro iPhone 8, ese nuevo iPhone completamente rediseñado con pantalla OLED, daban por hecho que el tamaño de la pantalla sería notablemente superior alcanzando las 5.8 pulgadas. Se decía que esto iba a ser así ya que los bordes de la pantalla serían curvados, reduciéndose de este modo los marcos laterales del dispositivo. Vamos, algo como lo que ya hemos visto en el Samsung Galaxy S7 edge.

No sé a vosotros, pero a mi desde un principio esos rumores que hablaban de bordes curvados me sonaban muy extraños. No veo a Apple imitando una de las principales señas de identidad de los Samsung Galaxy.

Varios meses después de aquellos primeros rumores, ahora va cogiendo fuerza la idea de que, finalmente, la pantalla del iPhone 8 podría ser completamente plana.

Eso es lo que piensa el analista de IHS Markit, Wayne Lam, para quien el próximo iPhone 8 contará con un diseño con pantalla plana, aunque con unos bordes ligeramente curvos tal y como ya ocurre con el iPhone 7 actual y los anteriores iPhone 6s y iPhone 6.

En su opinión, la apuesta de Apple será algo más parecida al LG G6 recientemente presentado en el Mobile World Congress de Barcelona. Esto es, una pantalla plana que ocupa una mayor superficie del frontal con un aspect ratio más alargado. Esto, por ejemplo, permitiría que se hiciese realidad aquel concepto que ya vimos hace unas semanas que incluía un “área de funciones” similar a la Touch Bar del MacBook Pro.

El LG G6 cuenta con una pantalla de 5.7 pulgadas con un aspect ratio 18:9 frente al habitual 16:9. Es decir, la pantalla es más alargada ya que se extiende por parte del área antes ocupado por los marcos superior e inferior de mayor grosor. Lam cree que esta va a ser la tendencia del mercado entre los smartphones de gama alta durante 2017.

Si has tenido la oportunidad de probar un Samsung Galaxy S7 edge seguramente te habrás dado cuenta de que, aunque a primera vista esos bordes curvados son tremendamente atractivos, tienen también sus inconvenientes en lo que a la usabilidad del dispositivo se refiere. Agarrar el dispositivo con una sola mano es más complicado y, además, no es extraño realizar pulsaciones “fantasma” en la pantalla de forma involuntaria.

La pantalla 18:9 del LG G6 añade las ventajas de una pantalla más alargada pero manteniendo la ergonomía y un buen agarre del dispositivo con una sola mano. Apple seguro que ha tenido esto en cuenta también, ¿no crees?.

Vía| MacRumors

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *