7 octubre 2015 Opinión

microsoft-surface

La principal conclusión después de la presentación del nuevo hardware de Microsoft, es que finalmente el gigante de Redmon aparentemente se ha convertido en un rival a tener en cuenta por Apple.

Durante los últimos tiempos, hemos visto como la apuesta de Microsoft no terminaba de cuajar en el mercado, pero ahora, parece que las cosas están cambiando.

Dejemos por un momento de lado lo que es técnicamente mejor y al usuario al que va dirigido cada aparato. Hay un sector del mercado que hace años que pide a gritos algo que hasta el momento nadie se había atrevido a lanzar: Una tablet con la potencia y las capacidades de un ordenador.

Las empresas de accesorios supieron en su momento encontrar un filón con los teclados para iPad, pero el iPad nunca se comportará como un ordenador, simplemente, porque no es un ordenador.  Después, los Surface intentaban hacer lo mismo, y todos conocemos el resultado. Pero, supieron poner la piedra angular de un mismo entorno al margen del aparato desde el que se conectase. Y mientras la decisión de Apple de mantener dispositivos y sistemas operativos juntos pero no revueltos es una opción que técnicamente es más que justificable y lógica, Microsoft está demostrando que su ecosistema unificado bajo un mismo sistema operativo podría abarcar mucho más que el de Apple, al tener el mismo entorno en tableta, ordenador y smartphone.

El principal revulsivo llega de la mano del Microsoft Surface Book, que es justamente lo que gran parte del mercado demanda: Un híbrido entre tablet y ordenador, con la versatilidad del primero y la potencia y posibilidades del segundo. Y además, con stylus de uso opcional. Si esta opción de hardware seduce a una gran parte del mercado, y Windows 10 hace lo que promete en todos los dispositivos -cosa que aún está por ver-, el ecosistema de Microsoft puede ser una china en el zapato de Apple, y un motivo para que en Cupertino se pongan las pilas en este sentido.

Lo repitió Tim Cook hace muy poco y hay motivos sobrados para pensar que así será. Apple mantendrá aparatos diferentes, para necesidades diferentes, y sistemas operativos diferentes para usos diferentes. Pero si Microsoft hace mella en el mercado con su ecosistema y sus nuevos productos -por este orden-, Apple deberá mover ficha. Pero, ¿hacia qué dirección?

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *