9 marzo 2016 Software

apple-tracker-BT

Mientras Apple nunca ha sido demasiado amiga de los clientes del protocolo de intercambio de archivos BitTorrent, parece que “en secreto” es muy amiga de esta tecnología.

Los rastreadores o trackers se sabe que son de Apple porque sus IP’s están localizadas en la central de la compañía, en Cupertino.

Un rastreador es un ordenador-servidor que enlaza con los ordenadores que están descargando el mismo archivo, y transmite entre estos las partes que faltan para que todos completen la descarga. Al existir rastreadores públicos y accesibles por todo el mundo, y rastreadores privados con los que se necesita una acreditación concreta, como los que está usando la compañía, podría dejar entrever qué están haciendo en el cuartel general de Apple.

La enorme ventaja que tiene el protocolo BitTorrent es que los usuarios que quieren descargar contenido no dependen de un mismo servidor y servicios que muy a menudo no son capaces de soportar un pico de peticiones de descarga, y todo termina cayéndose por saturación, o bien la descarga es mucho más lenta que lo que debería, algo que todos los usuarios de Apple conocemos sobradamente cada vez que hay que descargar, por ejemplo una actualización grande o un nuevo sistema operativo, y coincidimos con otros países. La clave está en que los problemas en estos casos se suceden cuando hay que descargar grandes cantidades de información.

Los chicos de TorrentFreak contrastaron las IP’s con una ingente base de datos de 8 millones de archivos Torrent, sin obtener coincidencia alguna, algo que da alas a la teoría del “uso interno” por parte de la compañía. La primera posibilidad que se antoja es que Apple quiera usar el protocolo BitTorrent para distribuir grandes cantidades de archivos a sus usuarios, ya que cuantos más usuarios quieran un archivo descargado con BitTorrent, más rápidamente se descargará cuantos más usuarios lo tengan completo.

El contenido de iTunes como películas o música es ahora mismo el material que Apple podría intentar distribuir por esta vía, así como contenido web en forma de retransmisión llegando más allá de los streamings de keynotes. De hecho, algunos nuevos actores están probando con más o menos suerte el visionado de vídeo vía web, que no contenido.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *