8 marzo 2016 Industria

iBooks-logo-torz

En septiembre del año pasado Apple apeló la sentencia que le obliga a pagar 450 millones de dólares por fijar los precios de los libros electrónicos, en un caso que se remonta a 2012.

El máximo organismo judicial no es que haya primero atendido y luego rechazado la apelación; es que ni siquiera va a atenderla, y Apple deberá acatar la sentencia.

Puesto que lo más probable es que estemos ante el punto final de este periplo, es pertinente resumirlo de principio a fin.

Amazon estaba al frente del mercado de los libros electrónicos cuando Apple se adentró en él. Según la sentencia original, Apple propuso a los editores de libros que fijaran los precios, algo que no podían hacer en Amazon porque así se estipulaba por contrato.

Lo que ocurrió fue que los editores tenían mayores beneficios con las ventas gestionadas por Apple que con Amazon, al que se le solicitó igualar la propuesta de los de Cupertino bajo amenaza de no facilitarle libros nuevos para engrosar el catálogo. Cuando iBooks se lanzó, los precios de los libros de Amazon subieron todos por encima de los 10 dólares, rompiendo la “tarifa plana” fijada en dicho precio hasta aquel momento.

Así se especifica en una primera sentencia de culpabilidad de julio del 2013, que tomó forma de multa mediante acuerdo en 2014,  y que fue confirmada en junio de 2015 a raíz de Apple perdiese una primera apelación. Ya en un primer decreto la multa se fijó en 450 millones de dólares.

Ahora, la Corte Suprema no es que haya revisado el caso a partir de una segunda apelación; es que ni siquiera la ha aceptado, por lo que se mantiene intacta la primera sentencia, ratificada en la primera apelación, que condena a Apple a pagar 450 millones de dólares cubriendo 400 millones para los “consumidores afectados” (la multa en sí), 20 millones a los estados demandantes, y 30 millones más en honorarios legales.

Desde el primer momento, Apple se ha declarado inocente y ha mantenido que todas las acciones en este sentido han sido limpias y legales. Parecía que lucharía hasta el final, y así ha sido.

Vía | 9to5Mac

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *