25 mayo 2016 Industria

Siri-grande

En las últimas horas hemos sabido que Apple tiene intención de abrir el SDK de Siri a terceros, con el fin de poder abrir el asistente de voz a apps de terceras partes, y a la vez, hará frente a otros asistentes de la competencia con su propia propuesta.

No son pocos los que piensan que, en este sentido, Apple ya va tarde en este campo, y tendrá que apretar el paso si no quiere perder este tren.

El hecho de que en breve los desarrolladores puedan trabajar con Siri en apps mediante un SDK no significa que en breve tengamos Siri en todas partes, si se cumplen los pronósticos y llega finalmente al Mac, y parece, que al hogar, pero de verdad. Todo el tiempo que Apple tenga a bien de mantener como ‘periodo de testeo’ antes de un lanzamiento oficial, se sumará a un tiempo que la competencia ya tiene por delante, y no es precisamente poco.

Google tiene una ventaja enorme en el campo de la IA, pues su sistema se basa en un aprendizaje que se remonta en años -y casi en la sombra- y saca partido no sólo de las búsquedas en internet, sino de qué y cómo buscamos los humanos en la red. Y recientemente ha presentado Google Home, para llevar parte de esa inteligencia al hogar. Es precisamente en el hogar donde quiere entrar Amazon Echo, una suerte de asistente virtual claramente enfocado a la casa particular, que presume de ser también muy avanzado, y que -dicen- es bastante más lógico que el de Google al menos en cuanto a las respuestas. Facebook hace lo propio a su manera, en el sentido de que puede estar probando lo mismo por varios caminos, y con el tiempo desechará todo menos un proyecto que le convenza, y millones de usuarios en todo el mundo empezarán a usarlo. Esto es así porque es Facebook, simplemente. Y luego, está Apple, que tiene a Siri. Es decir, tiene a Siri y ya está.

Por muy avanzado que esté este tema es evidente que todo está muy verde y la carrera no ha hecho más que empezar. Pero hace tiempo que Apple tenía la oportunidad de anticiparse, y no lo hizo por motivos desconocidos. Ahora mismo parece que Siri llegará a esto y a lo otro, parece que podrá ayudar aquí y ahí, parece que será una herramienta más que útil en este y aquel campo. Pero el caso, es que los otros asistentes ya están ahí, y es más: En y con productos físicos y plausibles al alcance del usuario.

Es exactamente una situación que, como recuerda John Gruber, citando al popular desarrollador Marco Arment, es exactamente igual a la que vivió BlackBerry hace unos 10 años. La marca tenía la capacidad de innovar y sacar ventaja a toda competencia posible, pero por motivos desconocidos no lo hizo. Siguió centrada en hacer mejor lo que ya hacía bien, y cuando tuvo que reaccionar, ya no pudo hacerlo. Si el foco de la industria cambia, y el futuro es la IA tal y como se está concibiendo, no habrá lugar para teclados, ni dispositivos, ni interfaces, que es lo que Apple sabe hacer, y lo hace muy bien. Todo se centrará en la voz y en datos; y Siri, sin una base sólida, abundante y diversificada (y no centrada sólo en lo suyo), no es nada.

En su momento Apple se metió de lleno en una nueva industria y lo cambió todo. Se cargó los botones, se sacó de la manga una nueva forma de interactuar con el teléfono, y le añadió un montón de fantástico software que replanteó más conceptos de lo que a primera vista se puede pensar. Pero atención, porque mientras en Cupertino se dedicaban al hardware básico, se alió con Google para aportar su ingente cantidad de información que hoy día sigue en aumento. Lo dijo Eric Schmidt, de Google, sobre el escenario el día que el iPhone vió la luz: Que eso no era exactamente una fusión; simplemente era la suma de esfuerzos de dos empresas haciendo cada una lo que mejor sabe hacer.

Ahora, cada uno sabe que tiene de bueno el hardware y el software de cada casa, y es evidente que a Apple le falta algo que los demás ya tienen. Y es interesante pensar qué hubiera pasado si Apple hubiera presentando una versión primaria de Siri y apuntando maneras hacia todas partes hace 10 años. Pero más interesante es intentar descubrir cómo Apple va a mantenerse en una carrera por el dominio de la IA que ahora mismo ya no encabeza.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *