Todo son risas, hasta que Apple hace realidad lo que antes era una broma

Todo son risas, hasta que Apple hace realidad lo que antes era una broma

Escrito por: Chus Vilallonga   @ChusVilallonga    29 mayo 2015     Sin comentarios     4 minutos

En la historia más o menos reciente, Apple ha mencionado específicamente algo que ha sido tomado por propios y extraños como una broma, para que, o segundos después o años después se tornase en realidad en forma de un producto que ha cambiado la industria para siempre.

La historia nos demuestra que nunca, jamás, hay que tomar a Apple a la ligera cuando menciona directa o indirectamente, ni que sea en tono claramente de broma, un sector, un producto, o un símil, y que a veces hay que saber leer entre líneas. Personalmente he dicho en incontables ocasiones que Apple es una empresa de costumbres, y ya van varias veces que todo son risas, hasta que Apple hace realidad lo que antes era una broma.

Casos como los que os comentamos a continuación hay muchos, pero estos son los más sonados y que todavía resuenan en la memoria colectiva.

En 2008, Steve Jobs en el escenario de la WWDC comparaba la delgadez de un nuevo portátil cuya parte más gruesa, era más delgada que la parte más delgada que el portátil más fino de, por aquel entonces, Sony. La comparación sirvió para que en la sala resonasen carcajadas generalizadas. Jobs prosiguió explicando que el nuevo equipo cabría incluso en uno de esos sobres de oficina que conocemos todos, que casualmente tenía uno en el stand del escenario. Ahí las carcajadas fueron más numerosas y sonoras, pero el auditorio enmudeció para pasar rápidamente a una expresión generalizada de asombro cuando Jobs, no sin cierta parsimonia, abrió el sobre, lo inclinó y dejó deslizar sobre su mano lo que llamó MacBook Air.

Pero antes de esa ocasión, el propio Jobs hizo un guiño a la industria telefónica en plan “os veo venir, amigos” , presentando el iPhone como lo que vemos en la imagen bajo estas líneas. La intención siempre me ha parecido que era la de si todos los teléfonos son iguales, tendremos que crear un teléfono igual que los demás, salvando el hecho de que el artefacto rompía la estética que caracteriza a Apple, y Jobs se encargó de decir que por supuesto, era una broma. Minutos después, se desvelaba el iPhone original, sin apenas botones físicos. El guiño acerca de lo iguales que eran antaño todos los teléfonos se repite ahora: La mayoría de teléfonos apenas tienen botones.

clickwheeliphone

La legión más fiera fiel de usuarios de la empresa de la manzana se encargó de lanzar a la red imágenes retocadas de Steve Jobs sujetando andróminas con pantallas gigantes, porque no entendían porque de hacer aparatos con pantallas más pequeñas, se estaba pasando a hacer pantallas cada vez más grandes. Se trataba de imagenes en plan donde iremos a parar. Pues bien, salvando la exageración de casos muy concretos, lo cierto es que Apple ha ido evolucionando hasta pantallas mas grandes, como se muestra en la siguiente imagen… que NO puede mostrar un rumoreado iPad Pro de 12 pulgadas, porque de momento, no existe.

Comparacion-pantallas

La última, muy reciente. Durante la última entrevista del ciclo Code Conference al Vice Presidente Sénior de Apple Jeff Williams se le ha preguntado si Apple piensa hacer algo con la obscena cantidad de dinero que la compañía tiene en caja, a lo que el directivo ha respondido, no sin un jocoso tono, que Bueno, el coche es el equipo móvil más novedoso, ¿No es así?” lo que ha desatado las risas de propios y extraños. Hace 2 años, Tim Cook en el mismo escenario, dijo literalmente “Creo que la muñeca es interesante”, tal y como nos recuerda John Gruber, en plan ahí lo dejo.

Steve Jobs decía que para entender el presente, hay que mirar al pasado y unir “los puntos” que poco a poco han dibujado la trayectoria que se seguiría posteriormente. Puede que a veces, tengamos estos puntos tan cerca de nuestras narices, que seamos incapaces de verlos…


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.