2 enero 2016 Industria

Apple Italia

Decía Tim Cook, CEO de la compañía, que la política fiscal que tantos quebraderos de cabeza le trae últimamente a Apple no es más que basura y que no es para nada viable en los tiempos que corremos actualmente.

Tenga o no tenga razón, este tema ha vuelto a golpear las arcas de la marca de la manzana en territorio europeo, al ser condenados a pagar 318 millones de Euros después de que las autoridades italianas determinasen que Apple habría evitado pagar el triple de lo declarado al fisco del país a lo largo de los últimos cinco años.

Las autoridades transalpinas iniciaron una investigación que concluyó en Marzo del año pasado con la acusación a los de Cupertino de evadir pagar los impuestos correspondientes a sus operaciones en el país mediante la utilización de un subterfugio legal.

Un subterfugio del que ya hemos hablado muchas veces aquí y que consistiría en derivar las ganancias a través de la subsidiaria irlandesa de Apple, consiguiendo así ahorrarse unos impuestos en esos cinco años mencionados, que irían desde 2008 hasta 2013, de alrededor de 879 millones de Euros.

En Apple aseguran que pagan absolutamente todos los impuestos que se les requieren en todos y cada uno de los países en los que tienen presencia y que las acusaciones a las que se vienen enfrentando en materia fiscal no se sostienen y esperan que la resolución final les de la razón y les evite el desembolso de la multa.

Una política, esta de canalizar los ingresos a través de Irlanda y su mucho más favorable tasa de impuestos (12,5% frente al 27,5 de Italia, por poner un ejemplo) que está siendo investigada a fondo por las autoridades Europeas y de la que se está a la espera de una resolución final que quizás acabe con esta práctica por parte de las multinacionales que operan en el continente.

Vía | La Repubblica

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *