21 octubre 2015 Seguridad

Cyberseguridad

Apple siempre ha dejado bien claro su compromiso ineludible con la seguridad y la privacidad de sus usuarios, recordemos, por ejemplo, cuando aseguró ante un juez federal que la compañía era incapaz de acceder a los datos de un iPhone y que, aunque se pudiera hacer, tampoco lo haría si no le obligaba una autoridad legal lo suficientemente clara.

Hoy ha vuelto a posicionarse en idénticos términos, al hacer pública su oposición al controvertido Acta de Acceso a la Información y Ciberseguridad (CISA), en las vísperas de la decisiva votación del Senado estadounidense al respecto.

Apple ha declarado que no apoya de ninguna de las maneras al CISA (Cybersecurity Information Sharing Act) y ha recalcado también su compromiso más absoluto con la privacidad de todos sus usuarios. La confianza de sus clientes es lo más importante para la compañía y no creen que la seguridad deba construirse a expensas de la privacidad de los individuos.

Los de Cupertino no son, ni mucho menos, los únicos en mostrar su oposición a este acta, ya que también se han expresado en la misma línea otras empresas tecnológicas tan relevantes como Twitter, Yelp, Wikipedia o Reddit. Otras como Google, Facebook, Microsoft o Amazon, reunidas bajo las siglas de la Computer and Communications Industry Association, también han manifestado su rechazo al acta, instando al Senado a modificar alguna de sus partes.

Y es que tal y como se ha redactado el acta, se permitiría a las compañías establecer acuerdos en materia de seguridad con el Gobierno o entre ellas mismas, compartiendo datos privados de sus usuarios entre sí. La seguridad de la mayoría se esgrime como motor principal para el CISA, pero quienes se oponen al mismo, creen que no debe prevalecer frente al derecho a la privacidad de los ciudadanos clientes de esas compañías y al riesgo de que sus datos personales pudieran caer en manos indebidas.

Tim Cook lo dejaba bien claro en la WSJD Live Conference: “Por supuesto que queremos que el nuestro sea un país seguro, pero nadie debería tener que escoger entre su seguridad y su privacidad. Debemos ser lo suficientemente listos como para mantener ambas, ya que son parte esencial de nuestra Constitución”.

Vía | The Washington Post

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *