27 mayo 2016 Industria

Centro Datos Irlanda

En Febrero del año pasado, os informábamos de las intenciones de Apple de invertir alrededor de 1.700 millones de Euros en la construcción de dos centros de datos en Europa, uno en Dinamarca y otro en Irlanda. Dos centros que destacaban por su compromiso ecológico al asegurar que funcionarían utilizando únicamente energías renovables.

Hoy, un año después, lejos de apoyar esta iniciativa, Apple se enfrenta a los ecologistas de la localidad de Galway en la que se instalaría el centro de datos irlandés, que consideran que su construcción tendría un impacto negativo en la flora y fauna de la zona e incluso podría causar que el campo de golf que se encuentra en las inmediaciones podría quedar inundado.

La intención de los activistas de varias organizaciones es detener de manera temporal al menos los planes de construcción de las instalaciones esgrimiendo los motivos que os acabamos de enumerar, intentando que Apple se replantee la elección del bosque de Derrydonnell para edificar el centro, ya que en su opinión existen otros lugares mucho más idóneos para ello en otras zonas del país.

Robert Sharpe, responsable del desarrollo global de los centros de datos de Apple, ha dejado claro que estos centros europeos son absolutamente vitales para dar soporte a la expansión de servicios como la App Store, Apple Music, Apple Pay o iCloud e insistió en los planes de construir en Derrydonnell en un plan estimado a 10 o incluso 15 años vista.

Para Sharpe, Derrydonnell ofrece una combinación perfecta de todos los factores que hacen de él el sitio ideal para un centro de estas características, ya que se trata de una zona dedicada a la explotación forestal comercial y próxima a dos enormes tendidos de líneas eléctricas, además de proporcionar abundantes recursos en energías renovables.

Sharpe trató así de contentar a todos los críticos con el proyecto, incluyendo a las asociaciones de residentes de Galway que en su momento ya se quejaron por el proyecto, asegurando que no tienen por qué preocuparse, ni siquiera por esos posibles riesgos de inundación en el campo de golf.

Vía| Business Insider

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *