22 febrero 2016 Industria

Trump-trumpet

La semana pasada el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump realizó una llamada al boicot a los productos Apple hasta que la compañía cooperase con el FBI, algo que no parece que vaya a suceder, por el momento.

El llamamiento ha tenido ya una respuesta por parte de Apple a la altura que se merece: En petit comité, de forma extraoficial, y dándole una importancia tan mínima que es casi anecdótica.

Fue durante una conversación con miembros de la presa donde se desveló que la compañía se siente arropada por directivos no identificados de otras empresas que el político ha criticado en el pasado. El hecho de que estos directivos no hayan sido identificados implica que tampoco se conozcan las empresas a la que representan… pero es fácil atar cabos.

Una de las empresas que ya ha sido el blanco de las iras de Trump es Starbucks cuando comunicó que dejaría de vender tazas con motivos navideños. (Si; por eso Trump llamó al boicot del establecimiento. Otra empresa es Macy’s, la de los grandes almacenes, que quitó de sus tiendas el merchandising de Trump por decir que los inmigrantes son “asesinos y violadores”.

Efectivamente y como suele decirse, cuando Trump abre la boca, sube el pan, así que se da por sentado que el llamamiento del político no va a tener la más mínima repercusión, ni mediática, ni social, ni a nivel de ventas de la compañía. Y sin embargo, el llamamiento de Trump al boicot ha sido reflejado en medio mundo. Esto es porque el político, a pesar de su discurso poro ortodoxo, está haciendo una buena carrera hacia la Casa Blanca. Ya se ha posicionado a favor del FBI antes del llamamiento, y no es la primera vez que carga contra Apple.

Es decir, mas vale -y mejor para Apple- que Trump no llegue a la presidencia, porque las cosas podrían cambiar, y mucho…

Vía | Cult of Mac

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *