6 marzo 2017 Industria

tele de Apple

Varios ejecutivos de Apple, con Eddy Cue, peso pesado de servicios como iTunes o Apple Music a la cabeza, se han reunido la semana pasada con sus homólogos de Sony Pictures y Paramount, dos de los estudios más poderosos de Hollywood, muy probablemente para acercar posturas ante la llegada de la manzana a la industria de la televisión.

Aunque, como viene siendo costumbre en las estrategias en las que suelen estar involucrados los de Cupertino, no ha trascendido nada de manera oficial, fuentes versadas en la materia aseguran que tras estas reuniones se esconden las últimas pinceladas del proyecto de títulos originales que pretende desarrollar Apple.

Un ejemplo que ilustra perfectamente estos planes es lo que ha pasado con el programa Carpool Karaoke. Una vez que Apple se hizo con sus derechos, ha pasado de ser una sección dentro del programa The Late Late Show de James Corden a una serie de dieciséis episodios de aproximadamente media hora de duración y que se distribuirán a través de la plataforma Apple Music.

Estamos ante algo tangible, no ante un rumor de lo que podría hacer o dejar de hacer Apple. Estamos ante una realidad: La compañía ha producido un programa original y lo va a emitir a través de uno de sus servicios. No es un rumor, es una realidad.

El siguiente paso bien puede ser la llegada del reality Planet of the Apps, que se emitiría en primavera, y que contará con la presencia de figuras tan mediáticas como Gwyneth Paltrow, Jessica Alba o el todoterreno will.i.am.

De un tiempo a esta parte, el interés de Apple en el negocio de la televisión ha ido haciéndose cada vez más patente, pasando de ofrecer un experimento como podría ser el primer Apple TV a toda una declaración de intenciones que ahora incluye convertirse en una alternativa a las todopoderosas Netflix, Amazon y HBO en la industria de la distribución en streaming, incluyendo estos contenidos de creación propia.

Cue, sin embargo, asegura que no pretende competir con nadie, que solo buscan ser un punto de sugerencias y consejos para ofrecer una experiencia similar a la que ya ofrece Apple Music. ¿En qué acabará todo esto? Quizás la respuesta esté más cerca de lo que parece…

Vía| The New York Post

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *