18 marzo 2017 Industria

Chance the Rapper

Que a estas alturas el negocio de la música hoy en día reside principalmente en las plataformas de distribución en streaming, es un hecho que ya no nos coge por sorpresa prácticamente a nadie. Sobre todo porque la mayoría somos precisamente usuarios de este modelo de negocio, aunque quizás aún no nos hagamos una idea de cómo funciona a nivel industria.

Para arrojar un poco de luz al respecto, podemos echar un vistazo a una serie de tuits que el artista Chance the Rapper ha ido escribiendo este fin de semana y que supone un ejemplo perfecto de cómo funcionan las estrategias de los contratos en exclusiva en el servicio de Apple.

Cuando lanzó su album Coloring Book allá por Mayo de 2016, Chance the Rapper lo hizo con un contrato de distribución en exclusiva en Apple durante dos semanas, antes de que el disco acabase llegando al resto de las plataformas similares.

Chance the Rapper twitter

Cuestionado por algunos fans acerca de su independencia y coherencia, el músico reveló en esa serie de mensajes a los que hacíamos referencia que Apple Music le había pagado medio millón de dólares por hacerse con los derechos en exclusiva durante esas dos semanas, además de realizar un spot publicitario para promocionarlo.

Para él, compartir esta información supone además un consejo sobre los beneficios que puede aportar tener el control sobre sus obras, como es su caso, al no pertenecer a ninguna discográfica. Recomendando a otros negociar buenos tratos con la gente adecuada, porque resultará beneficioso para todos.

Chance the Rapper no ha sido ni mucho menos el único artista en recibir este tipo de trato por parte de Apple. Desde el lanzamiento del servicio Apple Music, figuras como Drake, Taylor Swift, Frank Ocean, The Weeknd o Katy Perry han participado de alguna u otra manera en esta estrategia de exclusivas, aunque los términos de cada acuerdo se habían mantenido en secreto hasta los tuits de Chance the Rapper.

Tanto los servicios de la competencia como algunas discográficas ya habían mostrado su desacuerdo con las prácticas de Apple a la hora de negociar exclusivas. Spotify, por ejemplo, fue acusada en su momento de penalizar a los artistas que hacían tratos con Apple, excluyéndolos de aparecer en sus listas de reproducción más populares.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *